Primavera complicada para los alérgicos en 2014

Aumenta la concentración de pólenes

13/03/2014

La lluvia, la humedad y las frías temperaturas registradas este invierno nos traerán una primavera con altos niveles de pólenes; algo que complicará el disfrute de la estación para los pacientes alérgicos.

 
Niña con alergia

Los alérgicos recordarán la primavera de 2013 como una de las más atípicas en su historia como pacientes. Pese a registrarse niveles de concentración de pólenes que no se veían desde 2007 –5400 granos por metro cúbito–, la intermitencia de los “días pico” hizo que fuese fácil de controlar con medicación.

Los expertos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) prevén un estación de alto riesgo para 2014 ya que el número de granos será superior al del año pasado, unos 5600 según las estimaciones.

Alternaria, especialmente peligrosa

La alergia primaveral suele hacer referencia de forma casi exclusiva a los pólenes, pero los expertos alertan de la relevancia que está adquiriendo la alergia a la Alternaria, un hongo que se encuentra en las plantas durante casi todo el año cuya liberación se incrementa con  temperaturas de 20-30 º y un alto nivel de humedad, por lo que los brotes se agravan después de un día de lluvia. Afecta al 15% de la población, especialmente entre abril y julio, y con un periodo de reactivación entre septiembre y noviembre.

El principal problema de esta alergia es que su sensibilización se asocia de manera muy estrecha con el asma bronquial y la rinoconjuntivitis, especialmente en los niños. En este sentido, los expertos insisten en la importancia de acudir a la consulta de un alergólogo tan pronto como se presenten los síntomas para que certifique qué pólenes causan la alergia y poder actuar de forma preventiva en el caso de la Alternaria. “La vacuna específica resulta muy eficaz. Y es que para los niños alérgicos a este hongo, que tienen síntomas prácticamente todo el año, los inhaladores no dejan de ser parches que no ayudan a modificar el curso de la enfermedad”, aclara el Dr. Francisco Feo, presidente del Comité de Aerobiología de SEAIC.

No sólo en primavera

“El total de polen de gramíneas recolectado en cada temporada muestra una estrecha relación con la lluvia, la humedad y las temperaturas registradas durante los meses de octubre a marzo. Pero además de las gramíneas, hay otros pólenes alergénicos que alcanzan notable relevancia a lo largo de todo el año en las diversas zonas geográficas españolas: crupesáceas de enero a marzo; plátano de sombra en marzo y gramíneas y olivo de forma cada vez más destacada entre mayo y junio”, explica el Dr. Francisco Feo. Es por eso que muchos pacientes alérgicos se sorprenden presentando síntomas típicos fuera de las fechas más típicas. Conocer esta información puede ayudarles a controlarlos mejor, acudiendo a su médico para que le pueda prescribir un tratamiento adecuado.