Alergia a los ácaros del polvo en niños

La prevención, tu aliado

Casi dos millones de personas en España, sobre todo en las zonas costeras, padecen patologías alérgicas causadas por ácaros, como el asma o la rinitis. Y es que estos bichitos prefieren los ambientes cálidos y húmedos cercanos al mar, y campan a sus anchas por los sofás, cojines y alfombras en nuestras casas.

 
Niña con alergia

Si convives con algún alérgico a los ácaros, conviene que sepas que la mejor forma de combatirla es tomar una serie de medidas preventivas. Además, cuando se desata un brote, tu médico te prescribirá un tratamiento farmacológico y pautará la administración de vacunas si lo considera necesario.

Con carácter general, no dejes de poner en práctica estas medidas:

  • Reduce en lo posible la humedad ambiental de tu casa.
  • Mantén tu vivienda muy limpia, pasando el aspirador –preferiblemente con filtro antiácaros– con frecuencia. Limpia las superficies de los muebles con un paño húmedo, que atrapa mejor las motas de polvo.
  • Favorece la entrada en tu hogar de la luz solar y ventila a diario.
  • Evita colocar en el dormitorio de la persona alérgica peluches, moquetas, alfombras, muebles tapizados y en general cualquier objeto que atraiga polvo y se convierta en una fuente de reacciones en contra.
  • Lava las cortinas, las mantas, fundas de colchones y sofás con frecuencia y con agua a 60º.
  • Conviene que enfundes tu colchón y almohada con una funda antiácaros.
 

Ana Giménez