Cómo tratar una quemadura en niños

Averigua su gravedad

Por mucha precaución que tengamos, parece imposible evitar que los niños no padezcan alguna quemadura a lo largo de su infancia. Normalmente, son leves. Aun así, conviene tratarlas bien para aliviar el dolor y evitar las infecciones. 

 
Niña con quemadura

Dos parámetros sirven para determinar la gravedad de una quemadura:la extensión y la profundidad de la lesión. En el caso de los niños, una quemadura se considera leve y por lo tanto de primer grado, cuando es superficial y no abarca más del 10 por ciento de la superficie corporal. Aún siendo superficial, es grave si su extensión es superior a ese 10 por ciento. También lo son siempre las lesiones profundas. En ambos casos, requieren atención médica.

Quemadura superficial

La piel aparece enrojecida pero sigue intacta. Es la típica quemadura solar o la que produce una rozadura. El dolor es intenso y se alivia refrescando la zona con agua fresca –entre los 10 y los 20 ºC–. Luego, puedes aplicar una crema hidratante o antiséptica para quemaduras. Si la superficie quemada es muy extensa, necesitará beber mucho líquido durante las horas siguientes y deberás llevarle al médico. Este tipo de quemaduras cursa en una semana.

Alivio natural: en las quemaduras leves, puede aplicar hielo envuelto en un paño limpio y a continuación, jugo fresco de aloe vera. Si no dispones de una planta cerca, en las farmacias encontrarás crema con un alto índice de esta planta.

Quemadura con ampolla

Te encuentras en una quemadura de segundo grado, las que provocan las escaldaduras por líquido caliente, quemaduras con plancha o estufa, etc. Es aún más dolorosa que la anterior, pues el tejido destruido es más profundo. Si la ampolla está intacta la piel seguirá cumpliendo con su función protectora, pero si se ha roto, la herida estará abierta y deberás extremar las precauciones para evitar infecciones. En ambos casos, lava la zona afectada con abundante agua durante al menos cinco minutos procurando que el chorro no caiga directamente sobre la lesión, sino que fluya sobre ella. A continuación, aplica sobre la ampolla una crema antiséptica y cúbrela con una compresa estéril. Si la ampolla está dañada, corta lo que queda de piel, aplica el antiséptico y cubre todo con un apósito. Estas quemaduras cursan en 3 semanas sin dejar cicatriz.

Quemadura profunda

Es la típica lesión por quemadura eléctrica o mechero. La herida alterna zonas con ampollas con otras donde la piel aparece blanquecina y violácea. A pesar de su profundidad, suele ser menos dolorosa. Tarda más en cicatrizar –alrededor de un mes–  y el  riesgo de infección es mayor, por lo que hay que extremar las medidas de higiene.

Las quemaduras de tercer grado presentan un aspecto nacarado o carbonáceo y están producidas por grandes fuegos o abrasivos potentes. Suelen requerir la atención de un centro de quemados.  

 


Elige y compra en Amazon