Dónde buscar setas con los niños

Tesoros micológicos

El otoño nos regala, además de los preciosos paisajes con los árboles teñidos de marrón y amarillo, unos pequeños frutos deliciosos al gusto: las setas. Os invitamos a ir de excursión a las mejores rutas micológicas de España y hacerlo con total seguridad.

 
Niño con setas

“Cuando en octubre llueve el níscalo se mueve”, reza el refranero español, pero ni octubre es el único mes apto para buscar setas –muchas especies siguen creciendo a lo largo de noviembre e incluso en diciembre– ni el níscalo es la única variedad de seta que encontrarás en nuestros bosques, donde también proliferan negrillas, trufas y otras especies, tanto comestibles como tóxicas. ¿Qué os parece aprovechar un fin de semana otoñal para salir al campo a buscarlas?

Las mejores rutas de España

Zonas de sombra y con mucha humedad son el hogar preferido de las setas para crecer y reproducirse, lo que hace que la zona norte de España sea donde las encontraremos con más facilidad.

- En Madrid. Amplias zonas de la sierra pobladas de bosque son el hogar habitual de las setas. Acercaos hasta Pinares Llanos, la Fuenfría o Lozoya. Además, la Sociedad Micológica de Madrid organiza excursiones los fines de semana y recoge los lunes las especies que los excursionistas recolectan para confirmar si pueden comerse o no. (www.socmicolmadrid.org) 

- En Barcelona. Los bosques del Pla de Puigventós, en la comarca del Berguedá, son unos de los más visitados de nuestro país por los amantes de los hongos.

- En La Rioja. Ezcaray e Igea son dos municipios con sobrada tradición micológica. En el primer pueblo organizan excursiones al monte acompañados por expertos; eso sí, obligan a madrugar bastante.

- En Málaga. El sur de nuestro país aloja hongos en el Parque Natural Sierra de las Nieves. En él habitan hasta 400 especies distintas de setas, muchas de ellas venenosas.

- En Navarra. La ruta de Unzúe, con 11 kilómetros, acoge una gran variedad de setas. También podéis recorrer el Camino del Hongo, en Elgorriaga; donde encontraréis paneles informativos que explican cómo y qué especies puedes recoger. Además, en el Parque Micológico de Ultzama podrán indicarte otras rutas.  (www.parquemicologico.com)

- En San Sebastián. La Sociedad Científica Aranzadi organiza excursiones al monte, siempre por las mañanas y con expertos como asesores. (www.aranzadi-zientziak.org) 

- En Zamora. Esta provincia de Castilla y León es uno de los mejores lugares para buscar setas, sobre todo si vais a Rabanales, donde hay 200 tipos de setas y también encontraréis el Museo Micológico más completo y documentado de nuestro país.

- En Soria. Acude a los bosques de San Leonardo y Navaleno o al Centro de la Naturaleza Río Izana, desde el que parten 15 rutas señalizadas y que cuenta con un jardín botánico de setas.

- En Zaragoza. San Martín del Moncayo es uno de los pueblos de España más interesado por las setas. De hecho, celebran el Otoño Micológico, con salidas al campo, cursos de iniciación, excursiones…

Bien equipados

Los últimos días de sol del otoño son ideales para hacer una excursión por el bosque y, pese a que los rayos parecen calentar con fuerza, lo cierto es que ya no lo hacen como en verano y que una tormenta puede sorprenderos en el momento menos pensado. Cuando vayáis al monte a buscar setas debéis hacerlo con unas buenas botas que impidan que os mojéis los pies, una cazadora, un chubasquero y una muda en la mochila por si nos mojamos.

Para guardar las setas siempre hay que usar una cesta de mimbre por dos razones fundamentales: la primera, en una bolsa de plástico no transpiran, perderán sabor y se estropearán: La segunda, porque las setas se reproducen por esporas, unas pequeñas partículas que se desprenden de ellas mientras caminamos y que caen al suelo del bosque a través de los agujeros del mimbre. Así lograremos que otras setas vayan creciendo.

El mejor instrumento para cortarlas es una navaja afilada; rebanándola por la base, cerca del suelo para que el resto del hongo quede intacto. Los niños no podrán usarla así que serán los encargados de eliminar todos los restos de tierra que tengan con ayuda de un pincel o una brocha antes de depositarlas en la cesta.

Un elemento indispensable de vuestro equipaje micológico debe ser una guía de setas, en las que suelen aparecer fotos y características de las especies comestibles y tóxicas más comunes. La Galera ha editado una especialmente pensada para los más pequeños que es muy práctica. Mi primera guía de setas, 12 €

Coge solo las setas que reconozcas como comestibles y deja las otras, no las pises ni las toques. Evitad rastrillar las hojas que encontréis para buscar hongos debajo porque podríais dañarlos y nunca cortes las setas pequeñas; no tienen suficiente sabor, deja que crezcan y otro excursionista podrá recogerla más adelante. Igual de importante es que no cortéis todos los ejemplares que haya; hay que dejar alguna para que puedan reproducirse.

Por fin en casa

Cuando volváis a vuestro hogar con vuestra cesta llena de setas, invita a tus hijos a que os ayuden a preparar un delicioso plato con ellas. Primero tendréis que lavarlas bien para eliminar todo resto de tierra y hojas. Puedes dejar que los niños las sacudan suavemente contra un folio para que vean cómo se desprenden las esporas. Con ellas podréis cocinar un rico guiso de setas con patatas o cortarlas en trocitos muy pequeñitos y revolverlas con huevo y jamón en taquitos.

Si queréis congelarlas, hacedlo cocinadas para que no pierdan su sabor.

Aunque te hayamos recomendado que no cojáis especies que no reconozcáis, es bueno que sepáis los síntomas de intoxicación y cómo reaccionar: fuertes dolores de estómago, sudor frío, vómitos dolorosos y continuados, diarreas abundantes y sensación de vértigo. Si los presentáis incluso en las 10 horas siguientes a su ingesta, acudid a Urgencias rápidamente con los restos del guiso que hayáis comido y avisad a todos los que lo hayan tomado aunque no tengan síntomas.

 

Laura Jiménez




Elige y compra en Amazon