En Arenas de San Pedro, Ávila

En Arenas de San Pedro, Ávila

 Se sitúan en la carretera del Hornillo, en pleno cauce del río Arenal, cuyas aguas son retenidas por unas placas de madera que forman dos pozas separadas por un puente, una de gran profundidad –unos dos metros– y la otra perfecta para los niños pues apenas cubre medio metro. Alrededor de las piscinas hay praderas de césped para descansar y jugar.