Los mejores deportes para el posparto

Pierde peso y gana firmeza muscular

Pilates, bicicleta, aquagym... Si ya has pasado la cuarentena, es el momento de que elijas un deporte que te ayude perder peso y recuperar la forma física que tenías antes del embarazo. Nosotros te proponemos los mejores para el posparto.

 
Mujer haciendo deporte

Han pasado unas semanas desde el parto y quieres volver a ser la misma de antes. El ejercicio no sólo te ayudará a bajar el peso ganado en el embarazo, también te permitirá recuperar tu forma física y recobrar la firmeza de tus músculos. 

Por supuesto, deberás esperar a que acabe la cuarentena para practicar deporte, pero mientras tanto no olvides realizar diariamente los ejercicios de Kegel y caminar, al menos, media hora al día. No te dará pereza hacerlo, porque aprovecharás para pasear al bebé.

Una vez pasado el puerperio, ya puedes elegir un deporte entre todos aquellos que puedes practicar en casa –bicicleta estática–, al aire libre –marcha– o en un gimnasio o centro especializado en recuperación posparto–aquagym…– .

Nosotros te proponemos éstos: 

• Pilates. Es un programa de ejercicios ideal para la etapa del posparto, porque está diseñado para tonificar los músculos, mejorar la postura del cuerpo y evitar problemas de espalda. Gracias a él, puedes reforzar la musculatura que más ha sufrido al dar a luz, como es la abdominal y la pélvica. Debes practicarlo con profesores especializados, que, además, te enseñarán a respirar de forma controlada, a relajarte (algo fundamental para las estresadas nuevas mamás) y a evitar las malas posturas que realiza el cuerpo al tener al bebé en brazos, al darle el pecho... 

Las clases se dan de manera individual o en grupos reducidos –como mucho de tres personas– y con un instructor especializado; suelen ser de 50 minutos, y lo recomendable es comenzar con un día a la semana, y luego ir aumentando hasta llegar a dos o tres. Al principio, el trabajo se centra en la zona del periné y poco a poco se van aumentando las partes del cuerpo que hacen estiramientos y la intensidad de los mismos.

• Aquagym. Se trata de gimnasia en el agua, muy eficaz en la mejora de ciertos grupos musculares, como el periné. Al ser un deporte con muchas variedades y que se practica en todo tipo de centros deportivos, gimnasios y piscinas, procura elegir unas clases específicas para la recuperación posparto que se impartan bajo la supervisión de profesionales cualificados. Dentro del aquagym, una buena opción es la fisioterapia en el agua, que puedes realizar en centros especializados. Estos ejercicios buscan trabajar la musculatura más afectada en el embarazo –la lumbar y la pectoral– y en el parto –la abdominal y la del periné–. Además, ¿verdad que el agua te relaja y te crea una increíble sensación de bienestar?

• Yoga. Es una de las disciplinas más aconsejables para hacer de ella un hábito. Sus beneficios se dan a nivel mental y físico: el yoga mejora la postura corporal, ayuda a controlar la respiración, aumenta el grado de relajación y recupera el equilibrio entre la mente y el cuerpo que ha podido quedar “tocado” tras el parto, especialmente si ha sido por cesárea. 

Además, si lo practicas con tu bebé –hay centros que ofrecen este tipo de clases–, lograrás establecer una fuerte conexión con él, reforzar su apego a ti y mejorar el bienestar de ambos. En este caso, las posturas son sencillas, los movimientos muy suaves, e incluyen masajes de la mamá a su hijo. Si lo haces sola, el yoga es ideal para reducir el estrés y liberar las tensiones propias de tu recién estrenada maternidad. 

Esta práctica exige la supervisión de un profesional cualificado; si está especializado en recuperación posparto, mejor. Él te dirá cuáles son las posturas –asanas– más adecuadas para ti. No intentes hacerlas por tu cuenta porque puedes forzar los músculos abdominales o dañarte la espalda y el periné. Hay que ir poco a poco: empezar por movimientos suaves e ir aumentando los estiramientos y el esfuerzo. Por ejemplo, al principio, es aconsejable centrarse en las respiraciones, las posturas más relajantes, en las que estás tumbada o sentada, y en los ejercicios del suelo pélvico. Pero, a la vez, se recomienda evitar las asanas más fuertes y los ejercicios en los que necesites levantar ambas piernas del suelo.

• Gimnasia hipopresiva. Son ejercicios que en vez de comprimir los músculos abdominales, los estiran a través de apneas que involucran el diafragma y la caja torácica. Con la gimnasia hipopresiva, conseguirás fortalecer el abdomen y el periné, reducir la cintura y mejorar la postura ya que implica también los músculos de la espalda. Es un método muy en voga por los buenos resultados que se alcanzan en poco tiempo y la facilidad de ejecución. Una vez aprendidos, los podrás practicar en casa sin riesgo de lesionarte. Son sencillos y tampoco tendrás que esforzarte mucho para memorizarlos.

 

Victoria Gómez




Elige y compra en Amazon