¿Faja abdominal tras el parto?

Cómo recuperar un vientre plano

Acabas de dar a luz y no te lo puedes creer. Soñabas con tu tripa de antes pero nada más lejos de la realidad. Para entrar en el vestidito que te espera en el armario, se te ocurre ponerte faja pero... ¿conviene?

 
faja posparto

¡Qué desilusión! Después del parto, tu hermosa tripa redonda y dura se ha transformado en un vientre fofo y abultado. Tu bebé está en tus brazos pero ¿quién lo diría? No temas, la  involución uterina no ha hecho más que empezar. Tu volumen de sangre va a disminuir, perderás líquidos y los músculos abdominales que se han ido separando para dar cabida al útero se irán juntando poco a poco. Si te sobran kilos, los perderás y poco a poco, irás recuperando tu silueta de antes.

¿Puede ayudar llevar faja?

La faja puede sostener tu tripa y disimular su volumen pero no soluciona el problema. Más bien al contrario, al tener ese soporte elástico, los abdominales trabajarán menos y se irán aflojando más. Pero si necesitas entrar en un traje sí o sí, no lo dudes. Enfúndate tu faja y... ¡a la calle!. Una vez, cumplida su tarea, olvídate de ella en el fondo de un cajón. Necesitas métodos más eficaces a largo plazo para recuperar un vientre liso.

Primera fase: ejercicios de Kegel

En tus clases de preparación al parto, tu matrona te habrá enseñado a tensar y relajar los músculos del periné, los que rodean el ano y la vagina y dan soporte a tu abdomen. Estos sencillos ejercicios de Kegel refuerzan la zona y previenen la pérdida de orina, un trastorno bastante frecuente durante y después del parto. Ahora que has dado a luz, no pierdas tiempo y vuelve a practicarlos varias veces al día. Mientras tu periné no se haya recuperado, no podrás seguir con tu plan de recuperación abdominal ya que estos ejercicios perjudican su fortalecimiento.

Segunda fase: ejercicios abdominales

Unos dos meses depués del parto y ya recuperado el periné, puedes dedicarte a fortalecer tus músculos abdominales. Si los trabajas de forma regular con un plan de ejercicios que aumenta el numero de repeticiones poco a poco, los resultados se harán notar en cuestión de pocas semanas.

Los ejercicios abdominales fortalecerán tus músculos pero el riesgo es que si no se trabajan adecuadamente, estos músculos vayan adquiriendo demasiado volumen. Otro tipo de ejercicios es muy indicado para mantener un vientre liso y una buena postura corporal a la vez que refuerza el periné. Se trata de la gimnasia hipopresiva. Si aprendes los ejercicios y los practicas varias veces a la semana o mejor a diario -no necesitarás más de 10 minutos para completar tu plan-, te sorprenderás con los resultados.

Consulta este interesante vídeo sobre la gimnasia hipopresiva

Tercera fase: dieta posparto

Si das el pecho a tu bebé y cuidas tu alimentación, irás perdiendo el peso que te sobra de forma gradual. En caso de que la toma de peso en el embarazo haya sido superior a lo deseable y que te queden aún muchos kilos de más, sigue una dieta posparto una vez finalizada la etapa de lactancia. La vuelta al vientre plano no se hará esperar.

 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon