Tu maleta para la maternidad

Preparada de antemano

El contenido de tu bolsa maternal dependerá de si vas a dar a luz en un hospital público o privado pero también del centro mismo. Te recomendamos que la tengas preparada a partir del octavo mes de embarazo o, incluso, antes si tu ginecólogo te advierte que tienes riesgo de parto prematuro. Averigua tu fecha probable de parto con nuestra calculadora. 

 
Embarazada con jersey de bebé

Tener la maleta lista con antelación tiene evidentes ventajas. Si el parto se presenta por la noche, observas alguna complicación que te obligue a salir con urgencia hacia la Maternidad o te pilla de improviso fuera de casa, solo tendrás que decirle a cualquier familiar dónde la has dejado para que te la acerque al hospital. Si bien cada centro tiene sus propias demandas y conviene que confirmes los datos con tu matrona, lo normal es que te pidan lo siguiente:

En el hospital público

Para ti: una bata, unas zapatillas, tu ropa interior y tu neceser.

Para el bebé: no necesitas llevar ninguna ropa para él. Tan sólo la que utilizarás para trasladarle a casa el día que os den el alta.

En la clínica privada

Para ti: un camisón corto y cómodo para la dilatación y el paritorio; 2 camisones abiertos por delante, si vas a dar de mamar; 2 sujetadores de lactancia; una caja de bragas desechables; una bata, unas zapatillas y tu neceser.

Para el bebé: prepara una bolsita aparte con la ropa que te van a pedir para el paritorio en la que metas: un pijama de manga larga, un body, dos pañales, una toquilla y un gorrito. Para el resto de la estancia, debes llevar 4 bodies, 4 pijamas, un cambiador, una toquilla, un paquete de pañales, 3 jerséis y 3 polainas, y también los productos de aseo.

Raquel Burgos