Papás preparados para el parto

Infórmate para saber qué hacer

El bebé es el verdadero protagonista del parto. Su llegada al mundo mantiene en vilo al equipo médico y la familia, que se desvive en atenciones para la madre. Pero, ¿qué papel debe cumplir el padre en el embarazo y el parto? Sin duda, el de protagonista bien informado.

 

La mayor parte del trabajo del parto recae sobre la mujer. Pero también los padres deben estar al tanto de qué ocurre durante el embarazo y el parto para poder compartir esta vivencia en toda su intensidad. En ocasiones, los hombres se identifican de tal manera con lo que le ocurre a su pareja que desarrollan lo que se conoce como “embarazo empático” y sufren una serie de cambios en su organismo: aumento de peso, ciertos cambios hormonales y alteraciones del estado de ánimo. Se desconocen los mecanismos que lo generan y porqué duran exactamente lo que dura el embarazo. 

La preparación antes del parto
Todo conocimiento es poco a la hora de enfrentarse a la llegada al mundo de un niño. En las clases de preparación al parto suele haber sesiones abiertas para los padres. Acude a ellas, practica los ejercicios con la futura mamá y no tengas dudas a la hora de preguntar todo lo que te inquieta. Así, cuando llegue el momento de la verdad, podrás ser de gran ayuda a tu pareja en los  ejercicios de relajación durante las contracciones, así como colaborar en las respiraciones del parto.

El papá en el paritorio
Ha llegado la hora del parto, en la que debes colmar a tu pareja de mimos. Dado su estado, serás tú quien informe a la familia de la feliz noticia y harás todos los trámites necesarios para inscribir al niño en el Registro Civil y otras formalidades.

No dejes de tener en cuenta la posibilidad de que te marees en el quirófano, convirtiéndote en inesperado protagonista. ¿Cómo puedes evitarlo? Entérate bien de qué es un parto y consulta algunos vídeos. Si aún así temes marearte, procura situarte cerca de una silla. Antes de entrar al paritorio, pasaréis un tiempo en la sala de dilatación. Allí el papel de padres será importante, pues además de dar confianza a la madre y distraerla, podrás controlar el tiempo entre contracciones, ayudarla con las técnicas de relajación y respiración aprendidas en las clases de preparación y ejercer de vínculo con el médico.

No olvides que los nervios pueden jugar malas pasadas y la parturienta puede mostrarse irritable, molesta y no contestarte con el cariño con que tú te diriges a ella. En este caso está prohibido ofenderse, hay que tener paciencia y seguir delicadamente con los cuidados. Ya en la sala de partos, continúa dándole tu apoyo, apretando su mano, secándole la frente…

Tras el parto: los problemas de papá
Los conocimientos de problemas como la depresión posparto de las mujeres en los hombres son escasos. Es fácil que el hombre se sienta relegado a un segundo o tercer plano. Su hijo centra la atención de toda la familia y, sobre todo, de la pareja. Intenta controlar esos “celos posparto” para disfrutar al máximo la paternidad.