¿Qué son los loquios?

Pérdidas vaginales después del parto

Nada más dar a luz, empezarás a sangrar. En el posparto, estas pérdidas vaginales tienen un nombre específico: los loquios.

 
loquios en el puerperio

El parto no termina con el nacimiento del bebé. Prosigue con la expulsión de la placenta y los loquios. Estas pérdidas parecidas a las reglas incluyen sangre, secreciones y exudados provenientes principalmente del útero. Nada más dar a luz, son abundantes, rojas y con algún coágulo de sangre. En el inmediato posparto, la matrona te vigilará de cerca. Te presionará el abdomen para estimular las  contracciones uterinas y evitar hemorragias.

Al llegar a casa, seguirás manchando. Probablemente, ya no tengas coágulos aunque sí pérdidas todavía rojas y bastante abundantes. ¿Hasta cuándo? Para algunas mujeres, los loquios no duran más de quince días. A otras, les dura casi un mes. Si das el pecho, es posible que sangres menos cantidad ya que la succión del pezón estimula las contracciones uterinas.

Seguirás sangrando, pero el aspecto de los loquios irá modificándose. El color se torna más marrón y la cantidad va disminuyendo.

Mientras tengas loquios, no debes usar tampones sino compresas y ducharte en vez de usar la bañera. Tampoco podrás bañarte en el mar o agua dulce en el mes posterior al parto. Conviene posponer las relaciones sexuales completas mientras sigas sangrando.

Vigila tus loquios

Después de dar a luz, tu ginecólogo te indicará cuándo ir a su consulta para la visita puerperal. Pero acude de inmediato si te ocurre lo siguiente:

* pierdes abundantemente sangre roja.

* los loquios tienes un olor fuerte y desagradable.

* las pérdidas siguen siendo rojas pasadas 3 semanas.

* tienes fiebre superior a 38º

* te duele y sientes calor en una pierna.

Magda Campos