15 preguntas sobre el puerperio

Las que más te preocupan

¿Te preocupa tu recuperación posparto? Si te parece que tu cuerpo ha cambiado demasiado después del parto, y añoras tu sihueta de antes, tranquila. Contestamos a las preguntas que todas las mujeres se hacen sobre el puerperio.

 
madre con bebé

 

1. Kilos del embarazo, ¿kilos para siempre?

 Ni mucho menos. Es cierto que cuanto más kilos hayas cogido en el embarazo, más te costará quitártelos. Pero si no has engordado más de 10-13 kilos y sigues una  dieta equilibrada, estarás en tu peso de antes en unos 2-3 meses aunque des el pecho.También debes tener un poco más de paciencia si éste no es tu primer embarazo. Ten en cuenta que los músculos abdominales se han distendido en varias ocasiones, y puede ocurrir que aunque recuperes tu peso anterior, no puedas volver a lucir tu ropa de antes, ya que tus medidas habrán cambiado. Recuerda que no es el momento de hacer una dieta estricta; tus necesidades nutricionales, sobre todo si das de mamar a tu bebé, deben estar cubiertas con al menos un aporte de 1.800 kcal.

2. Han pasado 10 días del parto y aún tengo sangrados, ¿hasta cuándo durarán?

El útero ha estado muy dilatado y para volver a su ser tiene que volver a contraerse. Hasta que este proceso termine, se van produciendo restos y secreciones –los llamados loquios-, que expulsarás a través de la vagina. Independientemente de que tu parto haya sido vaginal o por cesárea, es normal que tengas sangrados durante una semana o diez días; pero también es habitual que éstos se alarguen –aunque puede ser que no se produzcan todos los días- alrededor de 40 días. Notarás que el flujo cada vez es más escaso y oscuro. Solo en caso de que observes una hemorragia intensa o una pérdidas con mal olor, debes acudir a tu médico.

3. ¿Cuándo volveré a tener la regla?

Dependerá de si estás dando o no de mamar a tu bebé y si lo haces en exclusiva o si compaginas con algún biberón de leche de fórmula. Si has optado por lactancia, es normal que vuelvas a menstruar unos 5 meses después del parto –pero, ojo, eso no significa que no estés ovulando, y puedas quedarte de nuevo embarazada si no tomas medidas-. Si no le das de mamar, la regla tardará menos en volver, alrededor de 30-40 días. Si no es así, deberás consultar con tu ginecólogo ya que puedes tener un desarreglo hormonal o problema uterino. Tampoco te extrañe que las menstruaciones sean diferentes a las de antes de quedarte embarazada. Es posible que sean más abundantes o más cortas de duración, e incluso, menos dolorosas.

4. Al toser o estornudar tengo escapes de orina, ¿son normales?

En cierta medida, sí. Ten en cuenta que el parto –si ha sido vaginal- ha producido una gran distensión de los músculos que soportan la vejiga, y necesitan tiempo para volver a la normalidad. Pero pasadas las primeras semanas, los escapes deberían haber cedido. Si no es así, podrías considerar que tienes una incontinencia urinaria, y deberías acudir a un fisioterapeuta especializado para recibir el tratamiento adecuado. Para prevenirlo, continua con los ejercicios Kegel –que deberías haber practicado durante el embarazo-, y que fortalecerán tu suelo pélvico. Consisten en contraer el esfínter de la orina, manteniéndolo así unos segundos, y relajándolo después. Repite la misma secuencia 10 veces, y hazlo, a continuación, también con los músculos de la vagina y del esfínter del ano.

5. ¿Por qué se me cae el cabello? ¿Lo recuperaré?

Durante el embarazo, debido a los cambios hormonales, se produce un aumento del número de folículos que inician su crecimiento, lo que se traduce en una mayor cantidad de cabello. Pero después del parto, los niveles hormonales también varían y provocan en este caso, lo contrario, es decir, una caída del pelo a los 2-3 meses, que puede prologarse durante el primer año. También puedes notar en este tiempo un cabello sin vida y sin brillo. Utiliza champús suaves, cremas para desenredarlo, y evita los tintes, decoloraciones o moldeados, que debilitan el cabello.

6. Después del embarazo, ¿he de cambiar de método anticonceptivo?

En principio, no es necesario. Sin embargo, debes tener en cuenta varias cuestiones. Si vas a dar de mamar y antes del embarazo utilizabas la píldora anticonceptiva, ahora deberás optar por aquellos que sólo llevan gestágenos –sin estrógenos-, que son compatibles con la lactancia. En caso de que llevaras un DIU, es recomendable esperar alrededor de 2 meses –después de tu segunda regla- para volvértelo a colocar. Para ello, el ginecólogo deberá realizar una nueva medición del útero, ya que las dimensiones pueden haberse modificado con la gestación. Si usabas el diafragma, también te tendrás que tomar nuevas medidas de la vagina a los 3 y a los 16 meses después del parto. En cualquier caso y hasta que se normalice la situación, lo más aconsejable es el uso del preservativo.

7. Durante estos meses he notado pérdida de visión y me molestaban las lentillas, ¿volveré a mi estado anterior?

Es posible que hayas necesitado un aumento de graduación de 1-2 dioptrías durante la gestación. Los estrógenos favorecen la retención de líquidos, y de la misma forma que esta se manifiesta con hinchazón en las piernas o en los pies, puede afectar a la córnea del ojo, y provocar cambios en la refracción. Por esta razón, también podrías haber notado molestias en el uso de las lentillas. Después del parto, cuando tus niveles hormonales vuelvan a la normalidad, volverás a ver como antes.

8. La epidural me ha provocado dolor de espalda, ¿se me pasará?

La lumbalgia pospunción es una de las posibles complicaciones de la anestesia epidural, pero ocurre rara vez. Si se produce, puede dejar un dolor ligero en la zona de punción pero no una lumbalgia permanente. Eso sí, si ya habías sufrido molestias en la espalda durante el embarazo, es posible que éstas se vean agravadas tras el parto. Ahora además tienes que coger, bañar, cambiar y dar de mamar a tu bebé. Evita las malas posturas –ten en cuenta que las vas a tener que repetir una y otra vez-, y continúa con los ejercicios que aprendiste en las clases de preparación al parto.

9. Durante el embarazo sufrí anemia, ¿debo continuar ahora tomando suplementos?

Sí, ya que con la pérdida de sangre que se produce en el parto, la situación suele agravarse. Para solucionarlo, es necesario que tomes suplementos de hierro durante los primeros meses. Tu médico controlará la evolución de tu estado con análisis de sangre.

10. El estreñimiento, ¿a qué se debe?

Hay varias razones que juegan en tu contra: los músculos abdominales se han quedado muy relajados tras el parto, el alto nivel de progesterona del embarazo reduce el movimiento intestinal, y si te han practicado una episiotomía, sentirás miedo al dolor. Por tanto, es necesario que revises más que nunca tus hábitos alimenticios. Aumenta la cantidad de fibra ingerida, bebe agua de forma abundante, y procura pasear a diario. Los supositorios de glicerina, también te ayudarán. Pero no recurras al uso de los laxantes sin consultar al médico, en especial, si estás dando de mamar.

11. Mis relaciones sexuales, ¿serán dolorosas?

Es uno de los miedos más extendidos…pero, tranquila, salvo que haya habido una mala cicatrización de la episiotomía, el coito no debe ser doloroso. Tal vez te resulte algo más molesto las primeras veces. Y tiene su explicación. La episiotomía ha podido cerrar un poco más la entrada de la vagina y además, si estás dando de mamar, el descenso de los estrógenos que acompaña la lactancia, produce sequedad vaginal. Con una crema lubricante adecuada y unos primeros contactos suaves, tus relaciones no tendrán nada que envidiar a las anteriores del parto. Eso sí, habla con tu pareja y exprésale tus temores y tus sensaciones. La comunicación en esta etapa es más importante que nunca. 

12. ¿La diabetes gestacional puede convertirse en un problema para siempre?

La  diabetes que aparece asociada al embarazo, desaparece cuando desaparece el motivo que la provoca, es decir, la gestación. Lo que ocurre es que, en algunas ocasiones, y debido a las pruebas específicas que se realizan durante estos meses, se descubren diabetes que estaban ocultas. De ahí que después del parto, tu médico controlará tus niveles de azúcar durante unos meses, para comprobar si la diabetes era realmente gestacional o ya la sufrías de antemano. En ese caso, tendrás que acudir a la consulta del endocrino para que te prescriba el control y tratamiento adecuado.

13. ¿Cuándo volveré a tener sensibilidad en la zona de la cicatriz de la cesárea?

Es normal que durante unos dos meses notes “acorchada” la zona de la cicatriz. Para realizar la incisión, en especial la que se traza de manera transversal –la llamada de Pfannenstiel- se cortan terminaciones nerviosas, y éstas tardan en regenerarse. Si te hacen una incisión vertical –cada día menos utilizada, sólo en caso de extrema urgencia-, desde el ombligo hacia el pubis, la falta de sensibilidad será poco acusada, ya que las terminaciones nerviosas seccionadas son muchas menos.

14. En el embarazo me aparecieron varices, ¿mejorarán ahora?

Las varices son venas dilatadas que surgen en la gestación por varios motivos: el cambio hormonal, la congestión que produce el útero aumentando sobre las venas situadas en la zona pélvica y abdominal, y la cantidad de sangre extra que circula por tu cuerpo. Después del parto, estas circunstancias desaparecen y la circulación mejora, y con ello, las varices se reducen. Sin embargo, si ya te han aparecido, es difícil que tus piernas vuelvan a lucir libres de ellas. Lo que ocurrirá será que se verán menos porque están menos llenas de sangre.

15. Dicen que con cada embarazo se pierde un diente, ¿cómo puedo evitarlo?

Tranquila, es cierto que las necesidades de calcio aumentan durante el embarazo, pero si has seguido una dieta equilibrada, con aportes suficientes de este mineral -1.500mg diarios-, a base de leche y productos lácteos, tus reservas de calcio están aseguradas. Además, recuerda que si estás dando de mamar, deberás continuar con este aporte. Así, evitarás complicaciones en tus huesos derivadas de la pérdida de masa ósea y la aparición de caries dentales.