El parto inducido paso a paso

Así provocarán el nacimiento de tu bebé

Es posible que hayas oído que los partos inducidos son más largos y dolorosos. No saque conclusiones antes de tiempo y toma nota de las fases por las que pasarás en un parto de este tipo.

 
Bebé recién nacido

Las causas de la inducción del parto son múltiples, pero una vez que el especialista te aconseja esta opción tu parto pasará por diferentes fases:

1.-Maduración cervical. Para llevar a cabo la inducción, primero tenemos que conseguir la maduración del cuello del útero, es decir, éste debe estar centrado, borrado y dilatado unos dos o tres centímetros. Para lograrlo, te administrarán una sustancia llamada prostaglandinas. Desde el inicio del tratamiento hasta que la maduración cervical sea completa podrían transcurrir entre 12 y 24 horas, aproximadamente.

2.-Inducción al parto. Ahora que tu cuerpo ya está en las mejores condiciones para traer a tu bebé al mundo, los especialistas cuentan con dos opciones para iniciar el trabajo de parto:

  • La administración de oxitocina. Se coloca a través de goteo y con una monitorización de la frecuencia cardíaca fetal y de las contracciones uterinas.
  • La amniotomía. Consiste en la rotura de la bolsa de forma artificial. Junto con la oxitocina, hace que la dilatación vaya progresando.

¿Será más largo y doloroso?

Probablemente hayas escuchado tantas versiones de lo que es dar a luz como madres conozcas. Lo cierto es que el parto de cada mujer es distinto y lo mismo ocurre con los inducidos. Lo que sí es cierto es que suelen percibirse como más largos porque el proceso de maduración del cuello –si lo hay– se alargará entre 12 y 24 horas. De ahí, que te parezca que llevas mucho tiempo de parto, cuando en realidad éste no ha comenzado.

Además, durante la maduración cervical es posible que se produzcan contracciones dolorosas, sin embargo, hasta que las condiciones del cuello no sean favorables y hayas dilatado unos tres centímetros, no te pondrán la anestesia epidural. Por eso, el periodo que transcurra hasta llegar a esos tres centímetros es el que podría ser más molesto para ti. Recuerda que en un parto normal, sin inducción, no te anestesiarán hasta alcanzar los cinco centímetros, por lo que los dolores serían muy parecidos.

Por otro lado, la inducción se suele asociar con un mayor riesgo de cesárea, aunque esto no es del todo cierto. La forma en la que finalice el parto depende mucho de su punto de partida y de las condiciones del ingreso. Sólo si no se produce la maduración cervical tras  24 horas con prostaglandinas, se suele realizar una cesárea.

Asesoramiento: Dra. Nuria Izquierdo, encargada de la Unidad de alto riesgo obstétrico del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid.

 

Ana Vallejo