3 métodos para inducir el parto sin oxitocina

Más natural

En ciertas circunstancias, no queda más remedio que poner punto final al embarazo sin esperar a su desenlace natural. Existen varios métodos para la inducción de un parto. El más conocido es el uso de oxitocina. Pero se pueden recurrir a otros más blandos que conviene que los padres conozcan.

 
métodos para inducir el parto sin oxitocina

En un parto normal, el nacimiento del bebé se produce paso a paso y a su ritmo. Pero pueden surgen circunstancias que obligan a ponerlo en marcha antes de que los síntomas de inicio del parto se produzcan. En estos casos, el cuello del útero no está ni borrado ni dilatándose.

Para lograrlo, el equipo obstétrico dispone de la oxitocina sintética, similar a la hormona que se segrega de forma natural durante el parto. Pero antes de tomar esta decisión, quizás prefiera intentar la inducción del parto con métodos más “blandos”. Los dos primeros descritos a continuación son naturales y el último es un fármaco que tiene efectos más suaves sobre las contracciones que la oxicotina. Conocer estas opciones te permitirá discutir con tu ginecólogo de su conveniencia en caso de que tengas que someterte a un parto inducido.

  • Técnicas mecánicas. La más usada se lleva a cabo con una sonda de Foley. Consiste en colocar un pequeño catéter con un globo lleno de agua en el útero. Esta presencia en el interior de la matriz estimula el tejido uterino y provoca su expulsión lo que dilata el cuello entre 2 y 4 centímetros.
  • Rotura de la bolsa de las aguas. Se realiza con la ayuda de una pequeña lanceta. La maniobra es molesta pero indolora. Al desgarrarse la bolsa, el líquido amniótico fluye hacia el exterior. La rotura de la bolsa de las aguas suele desencadenar de forma natural las contracciones uterinas.
  • Fármacos. Algunos medicamentos tienen este efecto. La ventaja respeto a la oxitocina es que su efecto es más suave pero en cambio, actúan más despacio. Si se toma esta decisión, tendrás que acudir al hospital la noche anterior a la inducción del trabajo de parto para dar tiempo a que el medicamento actúe.
 

Victoria Gómez