Cómo hacer un Plan de parto

Elige cómo dar a luz

Gracias al Plan de Parto, podrás comunicar al equipo obstétrico que te vaya a atender lo que deseas respeto a procedimientos como la episiotomía, el afeitado, la rotura de la bolsa amniótica, la separación madre-hijo, la administración de oxitocina sintética o la posición tumbada ya es posible. Te explicamos los pasos a seguir para redactarlos.

 
Mamá con bebé

El Plan de parto es un documento que la embarazada puede entregar a la maternidad para comunicar al equipo que le vaya a atender sus deseos en cuanto a las intervenciones más habituales en el parto. Su fundamento legal es el mismo que el del Consentimiento Informado que, por ejemplo, deberá firmar si decide dar a luz con epidural

Mientras no haya contraindicaciones claras, las futuras madres pueden decidir libremente, después de recibir la información adecuada, entre las opciones clínicas disponibles. Por ejemplo:

  1. La postura para parir.
  2. Que la monitorización sea continua o intermitente.
  3. Deambular o permanecer tumbada.
  4. Recibir anestesia epidural o apoyo emocional constante durante el parto.
  5. Que se le practique la episiotomía de forma rutinaria o  no.
  6. El afeitado del pubis.
  7. La colocación de un enema
  8. Esperar o adelantar la rotura de la bolsa de las aguas.
  9. El uso de oxitocina.
  10. Que el bebé esté siempre con ella o en el nido.

El hecho de no aceptar el tratamiento prescrito no dará lugar al alta forzosa cuando existan tratamientos alternativos. Además, la futura madre ostenta, junto con el padre, la patria potestad del niño que va a nacer, por lo que tiene el derecho y el deber de consentir o rechazar los tratamientos e intervenciones médicas que vayan a aplicársele.
 
¿Dónde debe presentarse?
Suelen enviarse al servicio de atención al usuario del hospital o clínica, a la atención de los servicios de Ginecología y Obstetricia y Pediatría. Legalmente, no hay ningún formulismo especial respecto a cómo deban redactarse, ya que es un documento totalmente personal, pero en la página web de la asociación El Parto es Nuestro (www.elpartoesnuestro.es) hay algunos ejemplos que pueden servir de guía. Es recomendable enviarlo a través del servicio de correos con acuse de recibo, para tener constancia de que el documento ha sido efectivamente presentado y pedir al servicio de atención al usuario que incorpore el Plan de parto a nuestro historial.
Los profesionales que intervienen en la actividad asistencial están obligados no sólo a la correcta prestación de sus técnicas, sino al respeto de las decisiones adoptadas libre y voluntariamente por las usuarias.

En caso de incumplimiento

En el caso de que la mujer considere que se ha incumplido su Plan de parto, dependiendo de la gravedad del caso, puede reclamar en vía administrativa o en vía judicial civil o penal. Pero para una mujer que acaba de dar a luz, reclamar puede ser algo muy difícil, especialmente si el parto ha sido traumático. No obstante, siempre se puede presentar una reclamación en el hospital o clínica, ante el Defensor del Paciente y Servicios de Calidad y Atención al Usuario de la Consejería de Salud de nuestra comunidad. En los casos más graves, si decidimos iniciar la vía judicial, tendremos que buscar un abogado especializado.

Si has dado a luz en la Sanidad privada, puedes escribir una carta de queja a la Dirección del centro y a la oficina de atención al cliente de tu compañía aseguradora. Acude al Defensor del Paciente o a los Servicios de Atención al Cliente de las aseguradoras. También puedes dirigirte a las Oficinas de Atención al Consumidor y al Servicio de Reclamaciones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. Otra forma de reclamación, si conocemos el nombre del médico, es dirigirse al comité de Deontología del Colegio de Médicos al que pertenezca.

 

Susana Mestre