4 métodos naturales para aliviar los dolores de parto

Trucos que funcionan

Si has decidido prescindir de todo tipo de anestesia para dar a luz, no renuncies a lo que te proporciona la naturaleza contra el dolor: el calor y el frío, los movimientos, el agua...

 
embarazada

A parte de la relajación y la respiración, dispones de otras técnicas eficaces para mitigar las molestias de parto. Las 4 que siguen son de probada eficacia.

1. El movimiento

Si ningún aparato limita tus movimientos, no tienes por qué estar siempre tumbada. Muévete con frecuencia y busca la postura en la que mejor te encuentras. Si te duele la espalda, siéntate a horcajadas sobre una silla de respaldo alto, redondea un poco tu espalda y apoya la cabeza sobre los antebrazos.

Los movimiento de balanceo rítmicos suelen ayudar a la relajación. Si no dispones de mecedora, siéntate en una silla normal y balancéate hacia adelante y hacia atrás. Otro postura buena para el dolor de espalda es descansar a gatas repartiendo el peso entre manos y rodillas y adoptar la postura del gato enfadado para soltar la tensión lumbar. Esta postura también facilita el aporte de oxígeno a tu bebé.

2. Calor y frío

El calor ayuda a aflojar la tensión muscular acumulada en los hombros, la parte baja del abdomen y la espalda. Aplica calor en estas zonas del cuerpo usando una bolsa de gel térmico, un paño calentado sobre un radiador o con agua caliente o una botella de goma o plástico llena de agua caliente. 

El frío tiene un efecto similar y se puede usar sólo o en alternancia con el calor. Para ello, utiliza una bolsa de hielo, una lata de refresco helada o una compresa. Chupar trocitos de hielo también puede ayudar a distraerte de la sensación de dolor.

3. La ducha 

Muchas maternidades disponen de bañera en sus salas de trabajo de parto. Si no es tu caso, seguramente tendrás acceso a una ducha. Siéntate en una silla de plástico y pídele a tu acompañante que riegue tu espalda y tu abdomen con la ducha. 

4. Pelotas de parto

Quizás las hayas usado en tu centro de preparación al parto. Son muy útiles para aliviar el dolor. Siéntate encima y mueve tu pelvis hacia un lado y otro, para adelante y atrás. Arrodíllate en el suelo y abraza la pelota. Descansa con todo el peso de tu tronco sobre ella. Los balanceos con las piernas separadas sujetando la pelota también ayudan a la dilatación.

Asesoramiento: Charo Rodríguez, matrona.

 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon