El cordón del pequeño Javier curará a su hermano Andrés

Alegría por partida doble

El pasado domingo 12 de octubre nació en Sevilla el primer bebé seleccionado genéticamente para salvar a su hermano, enfermo de anemia congénita severa.

 
cortando el cordón umbilical

La alegría de Soledad Puertas y Andrés Mariscal en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla contemplando la cuna de su pequeño Javier era doble. Su bebé no sólo hacía realidad uno de sus sueños, ser padres por segunda vez, sino que además ayudará a curar la enfermedad congénita que padece su hijo Andrés, de 6 años. Andrés está afectado de beta-Talasemia mayor, un tipo de anemia hereditaria e incurable que afecta a la producción de hemoglobina total y hace que el pequeño necesite transfusiones sanguíneas frecuentemente.

Una larga gestación

El proceso para que Javier viese el mundo por primera vez ha durado 15 meses de investigación y 9 de embarazo. Sus padres se sometieron al conocido Diagnóstico Genético Preimplantacional que consiste, básicamente, en analizar genéticamente una serie de óvulos fecundados in Vitro para identificar aquellos que padecen algún mal genético e implantar en el útero materno sólo los embriones sanos, tal y como se contemplan en la Ley de Reproducción Asistida de 2006.

31 profesionales de la Unidad de Genética, Reproducción y Medicina Fetal del Hospital sevillano, dirigidos por Guillermo Antiñolo, han conseguido desarrollar el proceso íntegro en España por primera vez, pues en el caso del anterior bebé medicamento nacido en Barcelona en 2005, la madre tuvo que someterse al proceso previo en Chicago porque en nuestro país aún no estaba autorizado.

La curación de Andrés

Las células del cordón umbilical de Javier, congeladas ahora en el Centro Regional de Transfusiones de Málaga, servirán para hacer un trasplante a su hermano mayor dentro de dos meses. Según los médicos encargados del caso, el pequeño Andrés dejará de necesitar transfusiones un mes después del trasplante y estará curado en cuatro o cinco años.

La Junta de Andalucía puso en marcha el Diagnóstico Genético Preimplantacional (PGD) en 2005. Desde entonces han nacido ya ocho bebés libres de enfermedades hereditarias como la enfermedad de Huntington, distrofias musculares o hemofilia, entre otras.

Según datos de la Comisión de Reproducción Asistida hoy hay 31 casos como el de Javier en fase de estudio; 8 de ellos con el visto bueno del Ministerio, 17 en los que se ha solicitado más información y 6 más que se han denegado.

El nacimiento de Javier y la próxima curación de Andrés abren una puerta a la esperanza para todos esos padres que, como Soledad y Andrés, miran ilusionados las camas de sus hijos deseando que nada ni nadie perturbe sus sueños.

 


Elige y compra en Amazon