Acusan al programa "Baby Boom" de emitir "violencia obstétrica"

La asociación "El Parto es nuestro" critica de La Sexta

La asociación "El Parto es Nuestro" denuncia que el programa televisivo Baby Boom, de La Sexta, difunde "violencia obstétrica" al emitir prácticas que "maltratan a la mujer y al bebé en el proceso del parto".

 
Mujer dando a luz

La asociación "El Parto es Nuestro" y otras organizaciones que trabajan por la mejora de la atención al parto, han llamado la atención sobre "la gravedad que supone el hecho de que el programa Baby Boom, de "La Sexta”, esté emitiendo partos en los que se muestran como normales y aceptables numerosas prácticas" que ellos califican como "violencia obstétrica". Se trata, según dicen, de prácticas que " incumplen repetidamente las recomendaciones del Ministerio de Sanidad y la OMS.

"Entendemos Baby Boom como un documento televisivo sobre la violencia obstétrica, que da difusión y retransmite como nunca antes el maltrato hacia la mujer y su bebé en el proceso del parto", denuncian estas asociaciones.

En concreto, este programa semanal de la cadena privada muestra, según el comunicado emitido por "El Parto es Nuestro", estas malas prácticas: 

  • Todas las mujeres dan a luz tumbadas sobre la espalda e inmovilizadas durante todo el periodo del expulsivo.
  • Se utilizan enemas, oxitocina, monitorización continua, posturas forzadas, pujos dirigidos y episiotomías de rutina.
  • No se ofrecen alternativas a la analgesia epidural. 
  • Se niega a la parturienta el derecho a acompañamiento continuo. 
  • Tras el nacimiento, se observa en muchos casos la separación de la madre y del bebé, no se realiza el contacto piel con piel ininterrumpido entre madre e hijo. 
  • Algunos facultativos regañan a las parturientas culpándolas por "no colaborar”, “no empujar bien”, “tener la culpa de que el bebé nazca sin respirar”, etc. 
  • Falta de empat’a y apoyo en casos especiales como un parto posterior a la muerte de un hijo. Se evidencia la falta de conocimiento respecto a los procesos de duelo. 
  • Se mantiene un lenguaje paternalista, infantil y obsoleto. 
  • No se ofrece toda la información debida en los momentos en que los profesionales realizan intervenciones, ni se tiene en cuenta el consentimiento informado. 
  • Se pone claramente de manifiesto un desconocimiento general hacía el proceso fisiológico del parto: preguntas irrelevantes en momentos poco oportunos, falta de intimidad, desatención a necesidades concretas de cada mujer o pareja, etc.
  • Los paritorios no presentan ambientes adecuados, lo cual perjudica el desarrollo natural del parto: iluminación artificial, excesiva, falta de intimidad y comodidad, todo el material quirúrgico a la vista, y otros detalles similares. 

En definitiva, "de forma generalizada, el programa muestra a las mujeres inmovilizadas y reducidas al triste papel de espectadoras de su propio parto, sin opción de participación ni de decisión", concluyen. 

 


Elige y compra en Amazon