Los forceps en el parto

Parto instrumental

A pesar del alto índice de cesáreas, los fórceps y otros instrumentos que ayudan a traer al mundo al bebé cuando el parto se complica, siguen usándose hoy día. Y es que en ciertas circunstancias, son la alternativa más segura.

 
Forceps

Gracias a la cesárea, se utilizan menos que en el pasado. Aún así, en ciertas circunstancias, los forceps, ventosa y espátula son la mejor manera de resolver un parto que se complica.

¿Cuándo son útiles?

Este tipo de instrumentos se utilizan en los casos en que los siguientes casos:

  • el período expulsivo se prolonga excesivament y la frecuencia cardíaca del feto es baja.
  • el feto está en una posición que dificulta su salida, por ejemplo con la cabeza del bebé está más colocada.
  • la madre está agotada y sus pujos no son eficaces,
  • el bebé no recibe la suficiente cantidad de oxígeno y existe un riesgo de sufrimiento fetal.

En estas situaciones y según el momento en el que se encuentra el parto, el ginecólogo optará por alguno de estos instrumentos de extracción fetal:

  • Fórceps: Son una especie de pinzas articuladas en forma de dos cucharas, que permiten sujetar la cabeza del bebé y guiarle hacia el exterior, aprovechando una contracción y un pujo. Los fórceps sólo se utilizan cuando el bebé ha descendido bastante en la pelvis materna y está cerca de la salida. Si la cabeza no ha descendido lo suficiente, probablemente te harán una cesárea.
  • Espátulas: Son unas pinzas parecidas a los forceps pero no están articuladas y se usan cuando el parto está más avanzado.
  • Ventosa: Es un instrumento en forma de copa que se coloca en la cabeza del bebé y que está unido por un tubo a una bomba de vacío. Con los pujos y ayudándose de la ventosa, se dirige al bebé suavemente hacia el exterior. La ventosa necesita menos espacio que el forceps y se asocia con menos lesiones para la madre. Sin embargo, conlleva un riesgo mayor para el bebé. 

Si no tenías puesta anestesia epidural, es posible que te pongan algún tipo de anestesia antes de intervenir. Si es necesario, te harán una episiotomía y te colocarán una sonda vesical para vaciar la vejiga. Una vez iniciado el proceso, tu hijo nacerá con unos pocos pujos.

Cualquiera de estos recursos para ayudar a la finalización del parto son herramientas importantes y seguras. Pueden dejar algunas señales en la cabeza del bebé. No tienen importancia y tardarán unos pocos días en desaparecer. 

 


Elige y compra en Amazon