10 piscinas naturales para bañarse con los niños

Diversión acuática

El verano es sinónimo de baños para los más pequeños de la casa. Les da igual que sea una charca, el mar o la piscina de casa. Cualquier entorno es bueno siempre que puedan darse un chapuzón para combatir el calor sofocante. Nos calzamos el bañador y las chanclas y recorremos 10 de las mejores piscinas naturales de España. ¡La mar de apetecibles!

 
 
  • Las Chorreras, en Cuenca

    Las Chorreras, en Cuenca

    También conocidas como “Las chorreras de Enguídanos” por el municipio en que se encuentran, son un precioso paraje lleno cascadas, saltos de agua y piscinas y pozas de agua color esmeralda en el curso del Cabriel. Se accede a ellas a través de la residencia abandonada de la Central Hidroeléctrica Lucas de Urquijo.

  • Las Presillas, Madrid

    Las Presillas, en Rascafría (Madrid)

    En plano Valle del Paular nos encontramos tres grandes piscinas en el curso del río Lozoya con amplias zonas verdes para hacer un picnic y disfrutar de las espectaculares vistas que ofrece el Pico de Peñalara. Dispone de un gran aparcamiento y abre todos los días de 9:00 a 22:00 horas en la temporada de verano.

  • Fuentes de Algar, en Alicante

    Fuentes de Algar, en Alicante

    Zona Húmeda Protegida desde 2002, el principal inconveniente de visitar este lugar son las aglomeraciones. Se sitúa a solo 15 kilómetros de Benidorm, puede hacerse una visita por un recorrido de 1,5 km en el que podrás perderte por sus grutas, fuentes, manantiales... fruto del desgaste de las rocas calizas de la zona. En su web se definen como “un auténtico parque temático sobre la importancia del agua como recurso ecológico, económico y cultural”.

  • El Charco Azul, en El Hierro

    El Charco Azul, en El Hierro

    Si buscas piscinas de agua cristalina y salada alimentadas por las mareas, Canarias es tu destino y especialmente la zona de La Sabinosa, en El Hierro, de unos 30 metros de ancho y acceso sencillo a pie, oleaje moderado y vegetación abundante.

  • Garganta de los infiernos, en Cáceres

    Garganta de los infiernos, en Cáceres

    El Valle del Jerte esconde un sinfín de tesoros en sus pueblos, sus montes y sus bosques. Uno de ellos es esta reserva natural en la Sierra de Gredos. La Garganta de los Infiernos es un entorno único con hasta 13 piscinas naturales que no puedes perderte. Se han formado por la erosión del agua sobre las rocas del granito, lo que ha creado “pilones”, descensos irregulares de agua por los que los niños pueden deslizarse y pasarlo en grande. Eso sí, para acceder a ella hay que recorrer una ruta de unos 3 kilómetros.

  • Termas de Ourense

    Termas de Ourense

    A orillas del río Miño nos encontramos un verdadero tesoro para relajar cuerpo y mente: un circuito termal al aire libre en plena naturaleza y gratis –otras zonas son de pago–. En las pozas de A Chavasqueira, Muiño da Veiga y de Outariz el agua mana a temperaturas superiores a 60 ºC y son bicarbonatadas, sulfuradas, sódicas, fluoradas y de mineralización media. Una estupenda cura antiestrés para disfrutar en familia.

  • En Arenas de San Pedro, Ávila

    En Arenas de San Pedro, Ávila

     Se sitúan en la carretera del Hornillo, en pleno cauce del río Arenal, cuyas aguas son retenidas por unas placas de madera que forman dos pozas separadas por un puente, una de gran profundidad –unos dos metros– y la otra perfecta para los niños pues apenas cubre medio metro. Alrededor de las piscinas hay praderas de césped para descansar y jugar.

  • Gulpiyuri, en Asturias

    Gulpiyuri, en Asturias

    ¿Hay algo de Asturias que no resulte absolutamente espectacular? La playa Gulpiyuri, entre las costas de Llanes y Ribadesella, contribuye sin duda a esa espectacularidad. El agua salada se filtra por entre las rozas calizas que bordean la playa y la mantienen separada del Cantábrico, que está a apenas cinco minutos, pero que no se ve. Un auténtico oasis marítimo en medio del verdor astur.

  • Punta de Sa Pedrera, en Ibiza

    Punta de Sa Pedrera, en Ibiza

    A las innumerables calas de agua cristalina con que cuenta la isla pitiusa unimos ahora un atractivo más, la formación rocosa de Sa Pradera a la que se accede por caminos de tierra, un bosque y dunas y que forma unas piscinas naturales totalmente protegidas. Es una zona estupenda para hacer rutas en bicicleta.

  • El Caletón, en Tenerife

    El Caletón, en Tenerife

    Se la conoce como “El Caletón de Garachico”, por el municipio donde se encuentra. Tiene una preciosa forma gracias a la lava solidificada en 1706, cuando entró el erupución el volcán de Trevejo. Su agua es cristalina.

     

Las Chorreras, en CuencaLas Presillas, MadridFuentes de Algar, en AlicanteEl Charco Azul, en El HierroGarganta de los infiernos, en CáceresTermas de OurenseEn Arenas de San Pedro, ÁvilaGulpiyuri, en AsturiasPunta de Sa Pedrera, en IbizaEl Caletón, en Tenerife

Laura Jiménez