Manualidades con flores

Para mamá, la abuela...

Las flores son siempre un bonito regalo, pero la pena de ver cómo se marchitan puede empañar tanta belleza. Para evitarlo, os sugerimos elaborar unos sencillos y preciosos regalos con motivos florales.

 

Las manualidades con motivos florales son un estupendo regalo para sorprender a mamá en su día.

1. Una bolsa para sus cosas. Recorta un trozo de hule rojo de 70x37 cm y una tira de 5,5x42 cm para hacer el asa. Compra un trozo de vinilo adhesivo blanco y recorta flores de distinto tamaño que pegarás sobre el hule. Para las asas, dobla la tira en tres y cósela por uno de los laterales; corta la tira a la mitad (para tener las dos asas) y cóselas en cada extremo del hule. Después, dobla el rectángulo a la mitad y cose los laterales por el revés para terminar así la bolsa.

Joyero

2. Un joyero con corazón. Una cajita rematada con un precioso corazón es un joyero perfecto. Dibuja un corazón en una hoja rosa pequeña y corta la silueta. Corta un rectángulo de cartulina del mismo color y enróllala alrededor de un lápiz; retíralo y vuelve a enrollar para que quede apretado. Corta el papel enrollado en trocitos para que mantengan la forma. Ve mojando los rulos de cartulina en cola blanca y colócalos sobre la silueta inicial. Para hacer las hojas, corta trozos de cartulina verde. Deja secar y, cuando estén bien fijados, pégalo en la tapa de una caja de cartón.

Narcisos

3. Flores en ramillete. Crea unos narcisos con papel crepé y pajitas. Corta dos cuadrados de 6x6 cm. Haz un volante a lo largo de un borde y enróllalo en el mango redondo de una cuchara, retorciendo abajo para formar una punta. Dobla el otro trozo a la mitad dos veces y corta la forma de los pétalos. Envuélvelo sobre el papel que tenías en la cuchara, mójate los dedos y retuerce los dos extremos. Retira el papel y moja la punta de una pajita en cola blanca. Mete las flores en la pajita y aprieta prensando. Ya sólo te queda abrir los pétalos del narciso hacia fuera.

Flores cartón

4. En su jarrón. Prepara unas flores que nunca se marchiten con cartulinas. Corta las formas que desees, pégalas con pegamento y fíjalas en una pajita con un poco de cinta adhesiva. Después, compra masilla adhesiva y colócala en el fondo de un tarro de cristal, donde clavarás la flor. Mete un trozo de papel seda verde para rellenar el espacio libre y decora el exterior. ¡Y no te olvides de las hojas! Pégalas con un trocito más de cinta.

Tarjeta

5. Desplegable. Haz una tarjeta en la que escribirle un tierno mensaje, dobla una cartulina rectangular por la  mitad. Dibuja siete capullos de tulipanes en cartulinas de diferentes colores y sus tallos en una verde. El naranja, rojo, morado y amarillo combinan a la perfección sobre una tarjeta naranja. Pega los tallos y, sobre ellos, los capullos. Con un rotulador negro, pon sobre el papel todo eso que quieres decirle a mamá.

Maceta

6. Una original maceta. Prepara un bonito jarrón con un tarro de yogur grande al que darás una mano de cola blanca. Enrolla un cordel fino alrededor empezando desde la base y asegurándote de que la punta queda atrapada bajo dos o tres vueltas. Remata de la misma forma, cortando el cordel sobrante y metiéndolo con cuidado bajo las últimas vueltas para esconderlo. Deja que la cola se seque, pinta el tiesto del color que prefieras y coloca un lazo de raso. Sólo te queda plantar una bonita planta.

Imágenes: libros de manualidades de Usborne y Combel.

 

Laura Jiménez