Juegos para los viajes

Horas en carretera muy divertidas

Los niños suelen aburrirse en los viajes y preguntan a sus padres constantemente cuánto falta para llegar. Prepara unos juegos de lo más originales para aprovechar vuestro desplazamiento.

 

Los pequeños no perciben el paso del tiempo como los adultos y cinco minutos sentados en su sillita, sin ver nada más que coches a su alrededor, no les gusta nada. Para evitar que ellos se aburran y que tú te desesperes, puedes poner en práctica alguna de estas propuestas:

1. Haciendo el equipaje

Este juego desarrolla su creatividad y está indicado para pequeños a partir de 4 años. El adulto dirá: “¿qué llevamos en la maleta?” y el niño irá diciendo todos los objetos que se le ocurran y que rimen con ella, por ejemplo “una raqueta, una piruleta, una paleta...” Después puedes preguntarle qué lleva en su mochila, en su saco o en su equipaje.

2. La lista de la compra

Para mejorar la memoria de niños desde 4 años. Tú empiezas diciendo: “fui al mercado y compré huevos”. Cada jugador debe ir añadiendo un producto, mencionando todos los que han dicho en las rondas anteriores: "fui al mercado y compré huevos, sal, pan, leche..." ¡Vuestra lista puede ser interminable!

3. 1, 2, 3

"Por una gominola la respuesta acertada, enumere provincias españolas como por ejemplo, Palencia. 1, 2, 3, responda otra vez." Como en el programa de televisión, no vale repetir respuestas ni decir "paso".

4. El juego de las canciones

Uno de los ocupantes del coche enuncia una palabra, por ejemplo, "amor" y el resto debe ir cantando canciones que la contengan por turnos. Si los niños aún son muy pequeños, podéis ampliar el repertorio con melodías que hablen de animales o que tengan nombres propios.  

5. La palabra encadenada

Si tu hijo ya tiene seis años, puedes intentar que asocie palabras que acaben y empiecen por la misma sílaba. Si tú dices “tetera”, él tiene que citar una palabra que empiece por “ra”, por ejemplo “rata”; el siguiente por “ta” como “tapón”, y así sucesivamente. El que repita una palabra, pierde.

6. Cifras y letras

Las matrículas de los coches encierran un sinfín de juegos. Pídele que te diga una palabra que contenga las letras de la matrícula del coche de delante, o una frase en la que cada palabra empiece por cada una de las letras. Por ejemplo, si la matrícula es CDN, puede decir “cadena” o “Carlos dijo: ¡nunca!” ¿Y los números? Ve pidiéndole que sume y reste sus cifras para que repase sus lecciones de matemáticas.

7. Ni sí, ni no

 Un divertidísimo juego de preguntas en que está prohibido responder “sí” y “no”. El que lo haga, pierde.

8. Veo, veo

Todo un clásico muy divertido para los viajes en coche, ya que combina la diversión de las canciones con el paisaje que vais viendo. Si quieres darle un toque educativo, haz que averigüe palabras sobre las que puedas explicarle algo después. Recuerda la cancioncilla: "Veo, veo." "¿Qué ves?" "Una cosita." "¿Y qué cosita es?" "Empieza por la (letra). ¿Qué será, qué será, qué será?"

9. Trabalenguas

Anímale a repetir un difícil trabalenguas e inténtalo tú con él. Si ve que tú también te equivocas, aunque sea aposta, las risas estarán aseguradas. Después podéis probar con chistes o poniendo a prueba su ingenio con alguna pregunta absurda o adivinanzas.

10. Canciones

¿Te acuerdas de las canciones que tú cantabas cuando ibas de vacaciones? El auto de papá, de Los payasos de la tele; vamos a contar mentiras; Juan robó pan o la simpática historia de la sardina y el gato que se apostaron la manera de meterse en un zapato. Y, si no os apetece cantar, buscad un disco con canciones infantiles y dejadle que sea él quien os deleite con un concierto sobre ruedas.

11. Una peli

Instalar un DVD portátil puede ser una buena solución ya que una película dura más de una hora, en la que estará entretenido.

 

Laura Jiménez