8 disfraces caseros, graciosos y muy baratos

Diversión contra la crisis

¿Es semana de carnaval? ¿Quieres preparar una divertida fiesta de disfraces para el cumple de tu hijo? Asegúrate que todos los niños van a disfrazarse preparando tú misma sus trajes con estas ideas tan sencillas y económicas.

 

Pirata

Vestimenta: cálzale unas medias blancas (con las que juega al fútbol serán perfectas) y unos pantalones piratas o tobilleros, preferiblemente negros. En la parte de arriba puedes optar por una camiseta de rayas blancas y azules (si no tienes, busca una vieja camiseta blanca y píntale rayas azules con sus témperas del cole), o por ponerle una camisa blanca y un chaleco rojo, como si del malvado Capitán Garfio se tratase.
Complementos: en las tiendas de disfraces encontrarás complementos para el disfraz de pirata muy baratos, como sombreros con calaveras, parches, garfios, patas de palo… Si prefieres prepararlo todo en casa, ponle un pañuelo rojo anudado en la cabeza. Recorta un triángulo de fieltro o tela negra y cósele un trocito de goma negra para tener el parche. O más fácil aún, pintarlo con maquillaje negro. En cuanto al garfio, puedes hacerlo con papel de aluminio y pegarlo o coserlo a un guante negro. Si tu hijo prefiere llenar un sable, recorta uno en cartulina y píntalo con témperas o fórralo con papel de aluminio.
Maquillaje: con la vestimenta y complementos que hemos preparado ya será el más temido de los bucaneros, pero, si quieres rematar su atuendo, píntale un buen bigote o perilla con un lápiz de ojos negro; barba de dos días en el resto de la cara (con pequeños puntitos) y una buena cicatriz en el carrillo. ¡Al abordaje!

Gato

Vestimenta: vestir a tu hija de gatito es muy fácil. Unas medias o mallas tupidas negras y un body o camiseta de manga larga del mismo color bastarán para la vestimenta. Puedes elegirlos de otros colores si no quieres que la gente toque madera cuando os vean por la calle. También puedes colocar la tripa y unas manchas blancas pegando trozos de fieltro blancos.
Complementos: ¿qué sería de un gatito sin sus orejas y su rabo? Corta unos triángulos de cartulina negra a modo de orejitas y pégalas en un gorro negro o en una de las diademas con las que le sujetas el pelo. Para el rabo, busca una media negra larga, rellénala con calcetines hasta alcanzar el tamaño adecuado y cóselo al body o las mallas que le pongas.
Maquillaje: aunque hay caretas de gato a la venta a bajo precio, tú misma puedes hacerla en casa, recortando la silueta en una cartulina de color negro. Si prefieres maquillarle, píntale la cara de blanco. No olvides colocar una base de crema hidratante para que sea más fácil desmaquillarle. Con un lápiz negro, pinta unos grandes ojos felinos alrededor de los suyos, con unas largas pestañas. Puedes pintarle la nariz de rosa claro, pero el negro tampoco quedará mal. Si lo deseas, puedes pintar una gran boca alrededor de la suya de la que saldrá un gran bigote pero, si no se te da demasiado bien el maquillaje infantil, remata con un bigote sin más.

Los Picapiedra

Si tu hijo puede disfrazarse con tres amigos más, la familia Picapiedra y Mármol serán una simpática y original opción. Para preparar el disfraz de Pedro, compra un retal de tela naranja muy chillón y cose una ancha casaca. Uno de tus camisones o una camiseta que a tu hijo le esté ancha pueden servirte de patrón. Intenta no complicarte demasiado, con un costura en uno de los laterales será más que suficiente. Cuando tengas la casaca, corta picos irregulares en los bajos y en las mangas. Si no tienes en casa algún trozo de tela negra, compra parches termoadhesivos y corta triángulos de distintos tamaños. Pégalos con la plancha o cóselos con una pequeña puntada. Remata con una corbata azul o con un retal anudado al cuello.
Su mejor amigo, Pablo Mármol, viste aún más sencillo. Con un retal marrón oscuro, cose una casaca similar a la de Pedro con picos irregulares en los bajos y las mangas. Para rematar el disfraz, busca un trozo de cuerda y crúzalo en el cuello del traje a modo de nudo.
En el caso de Wilma, necesitarás una tela blanca (una vieja sábana puede servir). Con ella, coserás una casaca igual que en los casos anteriores, aunque algo más estrecha. En la parte superior del vestido haz un corte transversal, dejando un hombro al aire. Como el vestido de Wilma era de tirantes, solo tendrás que cortar picos en el bajo. Remata con un collar de perlas o de bolas blancas.
Mientras, Betty lucía un elegante vestido azul anudado al cuello. Si no te atreves con un corte tan sofisticado, haz uno igual que el de Wilma. Nadie notará la diferencia. Un lazo azul en el pelo y un collar de grandes abalorios en color marfil rematarán el diseño.
Puedes buscar pelucas baratas que se asemejen al corte de Los Picapiedra, pero con hacer un moño a Wilma, peinar con la raya a un lado a Pablo y poner un lazo a Betty será suficiente.

Diana 

Vestimenta: busca una sábana grande y blanca. Dóblala por la mitad y hazle un agujero en medio para que meta la cabeza. Después, con pintura negra, dibuja los círculos concéntricos de una diana, con sus puntuaciones. Si te atreves puedes pintar los círculos de colores como una auténtica diana profesional. Completa la vestimenta con algunos globos de colores o plumas a modo de dardos. Darás en el blanco seguro.

India

Vestimenta: la confección del vestido será muy similar a la que hemos usado en Los Picapiedra. Con una tela de color mostaza o marrón claro, cose una casaca ancha. Corta flecos largos y estrechos en los bajos y en las mangas. Con papel seda de colores vivos (rojo, azul, verde y amarillo) corta más flecos, que pegarás en un cinturón y colocarás sobre el vestido. Si encuentras plumas de colores, mejor que mejor.
Peinado: para rematar el atuendo, hazle dos largas trenzas. Si tiene el pelo corto, puedes comprar lana de color negro, hacer las trenzas y sujetarlas con horquillas a su melena. Anuda un pañuelo de color rojo alrededor de su cabeza. Si tienes algún collar de abalorios grandes puedes añadirlo también. Deja que ella misma haga un arco con algún palo que encuentre en el parque y un trozo de cuerda.

Mago

Viste a tu hijo como un auténtico mago de una forma sencilla y muy barata. Sólo necesitas comprar dos retales, uno violeta y uno amarillo. Corta una capa con la violeta y cose un cordoncillo para que pueda anudársela al cuello. Después, recorta estrellas, círculos y lunas y cóselas a la capa. Después, compra una cartulina del mismo tono de violeta y haz un cucurucho con ella que usaréis como sombrero. Pega algunas estrellas más en el gorro para que combine mejor con la capa. Ya sólo te falta darle una varita y que él repita a diestro y siniestro lo de "¡abracadabra!".

Abejas

Vestimenta: un disfraz realmente original y muy sencillo. Busca unas medias, leotardos o pantalones estrechos negros y una camiseta del mismo color. Si tienes una camiseta de rayas negras y amarillas, perfecto. De lo contrario, busca cinta aislante de color amarillo y pégala en la camiseta. Confecciona las alas con un trozo de alambre al que darás forma ovalada y forrarás con una media negra. Cóselas después a la camiseta. Si quieres que lleve aguijón, hazlo con cartulina o con papel de aluminio y cóselo en las medias.
Peinado: en cuanto a la cabeza, ponle un pasamontañas negro, une dos coladores por el centro y átalos con una cuerda alrededor de su cabeza para hacer los ojos. Dile que se los quite cada poco tiempo para que no se maree. Ya solo te faltan las antenas. Enrolla un trozo de alambre a una diadema y colócaselo encima del pasamontañas. Ya puede picotear a quien quiera.
Si no colocas las cintas amarillas sobre la camiseta, tu pequeño parecerá un moscardón.

Estrella del pop

Y si lo que tu hija quiere es convertirse en una estrella del pop juvenil, lo tienes fácil. Ponle unos leggins para que no pase frío y una minifalda vaquera desgastada o con lentejuelas. Una camisetita ajustada, un chaleco y una boa de plumas servirán para la parte superior. Después, corona su cabeza con un vistoso peinado o una gorra fashion, maquíllala y dale una guitarra (puedes recortar la silueta en una cartulina grande si no tenéis una de juguete a mano).

 

Laura Jiménez