Paddle para niños

Un deporte muy beneficioso

Mejora su coordinación, su agilidad, su resistencia, su tono muscular y, además, les divierte. Descubre qué beneficios reporta el pádel a los niños y cómo deben practicarlo.

 

El paddle es el deporte de moda en nuestro país, no sólo entre los adultos, sino también entre los más pequeños de la casa puesto que puede practicarse desde cualquier edad y por cualquier persona.

Las escuelas de pádel de nuestro país imparten clases para niños a partir de los cuatro años y la Federación Española organiza campeonatos de todas las edades. Eso sí, para que tu hijo se sienta atraído por este deporte es necesario que lo perciba como una diversión. Intentar obligarle porque a nosotros nos gusta jugar o porque creéis que debe hacer deporte, es un error. Si no le interesa, lo percibirá como un castigo y lo rechazará.

Las clases

Y como la clave es la diversión, los ejercicios que los profesores planifican para sus alumnos siempre tienen un componente lúdico. Entre los cuatro y los seis años se trabaja sobre todo la coordinación óculo-manual y de la pala con la pelota. Todos los ejercicios parecen juegos para que los niños vayan desarrollando cualidades útiles en la práctica deportiva casi sin darse cuenta. Poco a poco, y a medida que vayan creciendo, se irán introduciendo ejercicios específicos para ensayar golpes y movimientos, pero de corta duración para que no se cansen.

Al tratarse de un deporte de raqueta, si tu hijo ha practicado tenis no le costará mucho adaptarse al juego entre cuatro paredes, aunque los movimientos no son exactamente iguales, cambia la forma de coger la pala, los rebotes de la pelota, las distancias en la pista...

Lo habitual es que entrenen de dos a tres horas semanales en sesiones de una hora y hora y media, dos veces por semana. Vestirle adecuadamente es fundamental para que se sienta cómodo. Elige para el ropa holgada, unas zapatillas especialmente diseñadas para la práctica de este deporte y una pala redonda y de poco peso, para que pueda moverla con facilidad.

Los beneficios del paddle

La práctica del paddle no sólo tiene beneficios sobre el desarrollo físico del niño –mejora la coordinación, el tono muscular, la resistencia, la agilidad...–, sino también en el psicológico, pues aumentará su confianza, su  autoestima... Algunos expertos insisten que lo ideal es que los niños practiquen un deporte en grupo, como puede ser el fútbol, y uno de carácter más individual, como el paddle que se juega sólo en parejas. Así, el pequeño aprenderá la importancia de trabajar en equipo en el fútbol pero también madurará al verse sólo en una pista teniendo que tomar las decisiones por sí mismo.

Asesoramiento: Juan J. Villaverde, monitor nacional de pádel en Pistalibre Sport.

 

Laura Jiménez