El 31'4% de niños españoles tiene bajo rendimiento escolar

El estrés y la televisión, los grandes culpables

La Sociedad Española de Pediatría y Atención Primaria (SEPEAP) ha elaborado un informe en el que analizan la prevalencia de los trastornos del comportamiento en la infancia y adolescencia.

 
escuela

Según los resultados de este estudio, el bajo rendimiento escolar, el alto nivel de estrés familiar y el uso y abuso de la televisión, los videojuegos y el ordenador están altamente relacionados con los problemas de conducta. Estos trastornos son el motivo más frecuente por el que los pediatras de Atención Primaria derivan a los niños para evaluaciones y tratamientos de salud mental. Distinguen dos tipos de conducta:

* Las delictivas: el niño no se siente culpable cuando se porta mal, se junta con malas compañías, prefiere ir con niños más mayores que él, miente sistemáticamente a sus padres, roba cosas de casa, se escapa, dice palabrotas, toma alcohol o drogas, hace novillos, tiene peleas con los compañeros...

* Las agresivas: en este caso el niño discute constantemente con todo el mundo, es celoso, desobediente, tozudo, grita mucho, hay que estar pendiente de él todo el rato, destroza sus cosas y las de los demás...

El informe revela que un 17'3% de los niños entre 2 y 13 años está en situación de riesgo para desarrollar este tipo de trastornos, siendo el riesgo elevado en un 6'6%.

Así mismo, los expertos afirman que los niños que dedican más horas a actividades extraescolares activas (como deportes o danza), padecen con menos frecuencia trastornos de conducta. Mientras, la actividad sedentaria más habitual, la televisión, convertida en muchos casos en canguro de los niños, hace que aumente el bajo rendimiento escolar. Según los datos aportados por SEPEAP, el porcentaje de sujetos con rendimiento escolar alto es del 64'3% en el grupo que ve la tele menos de 1 hora al día y del 45'6% en los que lo hacen 3 o 4 horas diarias. Al uso masivo de la televisión debemos añadir hoy día el de las nuevas tecnologías, que también aumenta el bajo rendimiento escolar y provoca más estrés familiar.

Precisamente es este factor, el estrés en la familia, otro de los citados en el estudio como culpable de los trastornos del comportamiento. La frecuencia es menor cuando uno de los padres trabaja a media jornada. Sube en los hogares en los que ambos trabajan o uno de ellos está en el paro.