Juegos de mucho miedo

¡Que cunda el pánico!

A los niños les encanta pasar miedo. Y es que no hay nada más divertido que un buen susto entre amigos. Aquí te damos algunas ideas para organizar juegos para una fiesta de Halloween o para terminar cualquier fiesta infantil.

 
niño con araña

No te fíes de las brujas

Todos los niños están sentados en círculo, excepto uno que está en el centro, con los ojos vendados. Coloca en su mano una araña de plástico o cualquier figurita de mucho miedo. Dile que lo entregue a un niño del círculo diciendo esta frase: "La bruja te protegerá". El niño que la reciba debe contestar "Las brujas no son mis amigas" disfrazando su voz para no ser reconocido. Si no lo consigue, se sentará en el centro. 

Sombras terroríficas

Cuelga una sábana en el marco de una puerta. Los niños se instalan en frente. Sitúa una lámpara de pie detrás de la sábana a metro y medio de distancia. Por turnos, los niños se colocan de perfil entre la sábana y la lámpara e intentan asustar a los espectadores con gestos y voces amenazantes. Si los niños están disfrazados, más vistosas quedarán las sombras.

Cazafantasma

Los jugadores están a oscuras. Uno de ellos, el cazafantasma tiene una linterna. El cazafantasma grita "¡Luz!", enciende la linterna en una dirección y la apaga en seguida. A continuación, debe decir el nombre de los niños que ha visto y estos suman un punto. Al cabo de 10 relámpagos de luz, el ganador es el que menos puntos ha tenido. Pasa a ser a su vez cazafantasma.

 ¡Abracadabra!

Se elige un jugador entre los asistentes y se le coloca un sombrero de bruja en la cabeza. La bruja anuncia a los niños "¡Abracadabra! Os transformo en.... (algún animal, payasos, deportistas...)". A continuación, coge a cada niño por la mano, da varias vueltas con él y cuando lo suelta, el niño debe adoptar la pose que se le ha pedido. El que se ha quedado con la mejor se convierte a su vez en bruja. 

Vampiro, ¡fantasma!

Los niños están sentados en círculo. El que empieza el juego camina fuera del círculo dándoles palmaditas en la cabeza y diciendo "Fantasma, fantasma...". En un momento dado, dice "¡Vampiro!". El niño elegido se levanta y tiene que alcanzarlo antes de que ocupe su lugar en el círculo. Si no lo logra, el vampiro es él.

Magda Campos