Cómo inventar un cuento para niños

Es fácil, beneficioso para él y divertido

De esta manera tan simple y agradable, podemos ayudarles a afrontar sus miedos, enseñarles valores y despertar su curiosidad.

 
Contar cuentos

Si le demuestras cómo sacarle partido a su imaginación, tu hijo será un niño creativo y despierto, se expresará con fluidez y podrá enfrentarse sin problemas a sus trabajos escolares. Y tus cuentos siempre le acompañarán en su memoria. Te damos algunas pistas para animarte a crear tus propios personajes.

Realidad y ficción

Un buen punto de partida es elegir una situación real vivida por el niño: "Érase una vez un perro muy grande, muy grande, tan grande que los niños se asustaban y se escondían al verle. Pero Ricardo es un niño muy valiente y un día se escondió detrás de un árbol y observó al perro grandote". Ya tenemos una idea a desarrollar ¡Déjate llevar y termina la historia!

Juguetes a escena

Una fuente inagotable de personajes la tenemos en sus juguetes y peluches. Prueba a ponerles voz. ¿Qué tal si el peluche favorito de tu hijo nos cuenta sus aventuras desde que fue creado en el país de los juguetes hasta que consiguió llegar a vuestra casa? El peluche cuidará de tu hijo por las noches y el niño aprenderá a ser cuidadoso con sus juguetes y respetuoso con los seres vivos.

Cuentos renovados

Otro buen recurso es recurrir a cuentos tradicionales y mezclarlos con personas o situaciones de la vida del niño: "Peter Pan fue amigo tuyo cuando eras muy muy pequeño y antes de ir al país de Nunca Jamás, jugaba contigo en el parque..."

Cuentos del revés

Se trata de alterar la personalidad de los personajes que él conoce. Este tipo de de historias le hará mucha gracia. Te dirá que estás confundida e intentará restablecer la verdad del cuento: "Blancanieves que era una niña muy mala y golosa se comía todas las manzanas que encontraba...."

Palabras curiosas

Fabrica una historia seleccionando tres palabras "que no se conocen". Por ejemplo, una mariposa, un barco de vela y una niña. Tú las presentas y poco a poco se van conociendo. La posibilidad de combinar argumentos y personajes es infinita.

Magda Campos