Juegos para aprender a caminar

Pasito a pasito

Ver cómo tu bebé da sus primeros pasos será maravilloso pero, entretanto, podéis pasarlo muy bien juntos mientras le estimulas a lanzarse a la aventura de caminar…, prácticamente sin darse cuenta ¡y jugando!

 
Aprender a caminar
 

Cuando aún gatea

Tu pequeño se mueve por toda la casa, gateando o sobre el culete. Puede que ya se levante solo, agarrándose al borde de su parque y haciendo toda la fuerza con los brazos. De ahí que aguante de pie tan poco tiempo. Los músculos de su espalda y de sus piernas tienen que fortalecerse para soportar el peso de todo su cuerpo. Con los juegos que te proponemos no solo conseguirás este objetivo, además estimularás su movimiento.

  • ¡Qué te pillo! Gatea detrás de él mientras le achuchas, diciendo: “¡Te pillé!” Agárrale suavemente las piernas para que en su intento de escapar, haga fuerza. Es importante que todo termine en risas.
  • Allá va la pelota. Siéntate con las piernas abiertas frente a él y envíale rodando una pelota de colores vistosos. Tendrá que moverse para cogerla. Después tendrás que ir tú a buscarla. Repite el juego tantas veces como le apetezca.
  • Me balanceo. Coloca a tu bebé boca abajo sobre un rollo de plástico hinchable y con la tripa encima. Balancéale hacia delante y hacia atrás. Primero, suavemente y después, más deprisa. Prueba a cantar una canción que le guste y a seguir el ritmo con el movimiento de vaivén. Y si se va hacia delante gateando, vuelve a ponerle el rollo como obstáculo.