Juegos con pelotas

Una diversión redonda

Los balones de fútbol o baloncesto y las pelotas de tenis son útiles para algo más que para hace deporte. Disfruta con tu niño  de los juegos con pelotas más divertidos.

 
Juegos con pelotas

La pelota es una fuente infinita de juegos. Aquí te proponemos algunos.

1. Pelota envenenada. Formando un círculo, uno de los niños se queda en el centro con el balón en la mano. Cuando lo lance a uno de sus compañeros dirá una palabra cualquiera, por ejemplo, “verano”. Los pequeños deben ir pasándose la pelota y enunciando conceptos relacionadas, como playa, vacaciones, arena, olas... Si uno no sabe qué decir, se coloca en el centro. Y mucho ojo, porque si el jugador que liga pronuncia la palabra “¡veneno!”, el siguiente que atrape el balón debe permanecer en silencio y pasarlo a otro. De lo contrario, liga.

2. El 21. Si tu hijo sueña con Pau y Marc Gasol, éste es su juego. En una canasta, establece turnos para que los pequeños vayan lanzando el balón. Si meten desde un metro de distancia, les das un punto; desde los dos metros, dos puntos, y tres, si logran un triple. El que antes llegue a 21 puntos aún tendrá dos pruebas más que pasar: encestar un triple y de gancho.

3. Corre, corre. Coloca a los niños de espaldas, uno contra otro, poniendo una pelota de tenis en medio. Átales la cintura para evitar caídas y prepara un circuito con distintos obstáculos. Los pequeños deberán correr juntos sin que la pelota se caiga del hueco que hay entre sus espaldas. Si ésta toca el suelo, vuelven a empezar. Gana el que complete el circuito en menos tiempo.

4. El balón prisionero. Delimita dos campos, uno para cada equipo. El que tiene la pelota debe lanzarla para tocar a un jugador que, si no es capaz de atraparla, se colocará al fondo del campo contrario. Si la coge, puede tirarla inmediatamente para cazar a un jugador del otro equipo. Si un prisionero tiene la pelota en la mano, puede liberarse de la misma forma. Gana el equipo que antes capture a todos los contrarios.

5. ¡Que no se caiga! Los niños se sitúan en círculo, sentados o de pie en función de la dificultad que quieras darle al juego, y se van pasando un balón de fútbol con cualquier parte del cuerpo salvo las manos. Las únicas reglas de este juego son que la pelota no puede tocar el suelo y que cada jugador debe ir contando el toque que da. Si quieres complicarlo, dales una pelota más pequeña y pídeles que digan colores, países europeos o nombres de animales en inglés.

Laura Jiménez