Test para averigua vuestro tipo de pareja

Sus efectos en la educación de los hijos

Hay personas y parejas más ‘guerreras’ que otras. ¿Alguna vez os habéis preguntado qué tipo sois vosotros?

 
Pareja

Evitar las discusiones de pareja no siempre es fácil, sobre todo cuando se tienen hijos. Su educación y cuidado se vuelve en tema frecuente de conflicto. Pero también es cierto que hay algunos hogares en que estas peleas son más comunes que en otros por el tipo de pareja que los habitan. ¿Cuál es la vuestra? Responde a estas preguntas y averígualo.

1- ¿Evadimos los conflictos?. Es la pareja que intenta evitar a toda costa cualquier situación de disputa para no generar ansiedad al otro. Si hay diferencias en torno a la educación de los niños no sacan el tema y, ante una situación problemática, uno de ellos lo arregla a toda prisa. El desgaste de los asuntos no resueltos ni hablados puede acabar desgastándoles.

2- ¿Uno persigue mientras el otro se distancia? Se da cuando uno de los miembros de la pareja decide alejarse e ignorar los problemas, y el otro reacciona acosándole, presionándole y buscando el enfrentamiento a toda costa.

3- ¿Ambos sólo buscamos convencer al otro? Este tipo de pareja también se conoce como aceleradora de conflictos. Está compuesta por cónyuges que intenta convencer al otro de la validez de su opinión en vez de acercar posiciones. Su problema es que nunca se alcanza un consenso, pues cada uno centra sus esfuerzos en persuadir al otro.

4- ¿Uno es pasivo y otro agresivo? Su hogar es el escenario de una guerra de guerrillas en la que ambos toman posturas muy firmes y opuestas y los hijos se convierte en moneda de cambio, usándola cada miembro según le interese. Como es lógico, los pequeños son quienes más sufren con el conflicto.

5- ¿Uno reprocha la falta de implicación en la educación de los hijos y el otro el escaso aporte económico? Todas las peleas de estas parejas, o casi todas, vendrán por el poco tiempo pasado con los hijos de una de las partes –el que trabaja más– y el reproche de la parte trabajadora al poco aporte económico del otro. Al problema de pareja se une, además, uno con los hijos, ya que al que trabajo mucho le cuesta establecer una relación de apego sólida con los hijos que apenas le ven. 

6- ¿Nuestra meta es el consenso? Es la pareja estable que no duda en discutir por cualquier tema relacionado con la educación de los hijos, pero contemplándolo como una puesta en común de distintos puntos de vista para logra tomar una decisión satisfactoria para todas las partes.

Para más información: Manual de supervivencia para las parejas. Editorial Amat

 

Laura Jiménez




Elige y compra en Amazon