Los beneficios de la preparación al parto para los padres

Prepárate desde el embarazo

A pesar de que ya es habitual ver a los futuros papás en las clases de Educación Maternal, todavía hay quien acude tímidamente como acompañante de su pareja y se pregunta qué se le ha perdido allí. Sin embargo, la necesidad de información no es exclusiva de las mujeres y los futuros papás también le sacan partido.

 
padre en educación maternal

Educación para padres

Aunque tradicionalmente se ha denominado curso de Preparación al Parto, y ahora se conoce como Educación Maternal, lo cierto es que conviene entender el término en plural. Preguntas como “¿sabré estar a la altura en el momento del parto?” “¿seré capaz de educar bien a mi hijo?” o “¿cambiará mi relación de pareja?” afectan por igual a la pareja.

Los futuros papás no llevan el peso del embarazo, no perciben al bebé en su interior y para aquellos que aún se sienten ajenos a sus futuras responsabilidades, las clases les acercará al mundo del recién nacido. Aprenderás a cuidarle el ombligo, a cogerlo, calmarlo, bañarlo, dormirlo, preparar un biberón, cambiar los pañales, dar masajes y, lo fundamental, cómo ayudar a tu pareja durante el parto y los cuidados que necesitará durante el posparto.

Además, en las clases te animarán a estimular a tu hijo desde el útero a través de la barriga de tu mujer. Durante las relajaciones, te invitarán a visualizar a tu bebé tomándolo en brazos, hablándole y sintiendo que es tu hijo para que tu instinto paternal se despierte lo antes posible. Si durante el embarazo te has comunicado con tu bebé, te sorprenderá saber que al nacer, ya se habrá habituado a tu voz, identificará tu tono e incluso lo reconocerá a través de una caricia.

De pareja a familia

Poder echar mano de los conocimientos adquiridos, facilitará la tarea en los primeros meses de vida del bebé. Esa chica radiante, que deseaba dar a luz para conocer a su hijo y olvidarse de las molestias del último trimestre, acaba de descubrir que todo aquello no era nada en comparación con la episiotomía, las hemorroides y el estreñimiento, los l oquios, la subida de la leche, dar de mamar a demanda... a lo que hay que sumar los cuidados del recién nacido: higiene, baño, cuidados del cordón umbilical... Te necesita más que nunca. Vigila que no caiga en una depresión posparto y controla sus síntomas: ganas de llorar, irritabilidad, tristeza, desinterés por las actividades rutinarias, alteraciones del sueño...

Aunque deberás cuidar de tu mujer, tu bebé demandará mucha atención. Saber cómo actuar ante el cólico del lactante, la fiebre, los pequeños accidentes y otros trastornos frecuentes, te evitará angustiarte en los peores momentos. Además, las clases son entretenidas, se comentarán aspectos tan prácticos y agradables como la preparación de la habitación del bebé o qué ropa y accesorios son necesarios tener preparados. Cuando llegue el momento, controlarás la situación tanto como ella.

Beatriz García

Asesoramiento: Dr. Pablo Aguirre de Cárcer, director de la Escuela Nacional de Educación Maternal. www.preparacionalparto.com.

 


Elige y compra en Amazon