El orden de los apellidos del bebé

Libre elección de los padres

La reforma de la ley del Registro Civil aprobada en 1999 acaba con la prioridad masculina a la hora de elegir el orden de los apellidos del bebé. Los padres pueden ponerse de acuerdo para alternarlos o, si no hay acuerdo, se impondrá el orden alfabético o el criterio del funcionario.

 

Durante siglos, los niños recibían al nacer el apellido de su padre y de su madre, siempre por ese orden lo que en la práctica suponía que muchas familias carentes de hijos varones vieran cómo su apellido se perdía en apenas unas generaciones. 

Desde 1999, año en el que se realizó la última modificación en el reglamento de la actual ley de Registro Civil, ya se permitía elegir el orden en el que deseas colocar los apellidos de tus hijos. Eso sí, si no lo especificáis o no os ponéis de acuerdo, prima siempre el del padre.

En noviembre de 2010, el PSOE presentó una enmienda que establecía que, ante la falta de acuerdo de los progenitores, primaba el orden alfabético para colocar los apellidos. Esta propuesta levantó una enorme polvareda que llevó a algunos políticos a afirmar que esta medida supondría la desaparación de algunos apellidos –sobre todo los del final del abecedario, hecho no del todo cierto pues sólo se aplicaría en caso de desacuerdo. 

Pues bien, la Comisión de Justicia del Congreso aprobó en 2011 una enmienda, propuesta por CiU, que establece que, siempre que no haya acuerdo, será el funcionario del Registro Civil el que decida el orden de los apellidos, según su propio criterio –ERC solicitó que lo hiciese usando un procedimiento de azar, idea que fue desestimada–. El texto establece: "en caso de desacuerdo o cuando no se hayan hecho constar los apellidos en la solicitud de inscripción, el encargado del Registro Civil requerirá a los progenitores, o a quienes ostenten la representación legal del menor, para que, en el plazo máximo de tres días, comuniquen el orden de los apellidos. Transcurrido dicho plazo sin comunicación expresa, el encargado acordará el orden de los apellidos atendiendo al interés superior del menor".

Además, se aprobó otra enmienda que permite el cambio de apellidos de los hijos y nietos de mujeres víctimas de la violencia de género –el texto anterior sólo hablaba de descendientes directos–. "Cuando se trate de víctimas de violencia de género o de sus descendientes que vivan o hayan vivido en hogares en los que se haya producido tal situación, así como en aquellos supuestos en los que la urgencia de la situación o las circunstancias excepcionales lo requiera, podrá autorizarse el cambio de apellidos por orden del Ministerio de Justicia, en los términos fijados reglamentariamente".

 


Elige y compra en Amazon