Lo que un niño nunca debería oír en caso de divorcio

Por su bien

Decidir poner punto final a una relación de pareja es nuestro derecho. Proteger el equilibrio emocional de los hijos es nuestra responsabilidad. No le impliquéis en las siguientes cuestiones, pase lo que pase.

 
niño y madre

 Una separación es un reto personal y familiar incluso cuando las cosas se llevan con cordialidad y respeto. Las primeras víctimas de una separación mal llevada son los niños, una injusticia que no deberíamos permitirnos. Por muy complicada que sea un separación, hay temas que los padres deben resolver en solitario. Tengan la edad que tengan, los niños no deberían oír nada de los siguientes asuntos:

● Reproches sobre la familia de uno y de otro cónyuge. 

● Acontecimientos personales ocurridos en el pasado que sirvan para denigrar la imagen de quien abandona el hogar.

● Problemas sexuales de la pareja (impotencia, abortos…).

● Conflictos económicos.

● Temas propios de la relación de pareja que demuestran que el otro es una persona en la que no se puede confiar.

● El hecho de que la ruptura se produce porque uno de vosotros va a rehacer su vida sentimental con una tercera persona. Esta cuestión es mejor dejarla para más adelante.

Asesoramiento: Nora Rodríguez, pedagoga y autora de "¡Socorro¡ Papá y mamá se separan".

 


Elige y compra en Amazon