El divorcio y el régimen de visitas a los abuelos

Los derechos de los abuelos en caso de divorcio

Muchas de las separaciones y divorcios, que se producen sin acuerdo entre la pareja, tienen como consecuencia un distanciamiento entre abuelos y nietos. La ley reconoce los derechos de los mayores a continuar visitando a los niños.

 
Abuelo y nieto

Frecuentemente, tras la separación o el divorcio, los abuelos pagan también su parte de la factura cuando uno de los progenitores impide al otro que vean a sus nietos. Esta Ley supuso una modificación del Código Civil en materia de relaciones familiares: desde entonces, y a falta de acuerdo entre los cónyuges, contempla expresamente el derecho de los abuelos a continuar viendo a los niños, de manera que cualquier abuelo privado de él puede hacer una reclamación judicial y solicitar un régimen de visitas.

Desde la aparición de la Ley se ha producido un aumento de las reclamaciones judiciales, y prácticamente todos los abuelos que lo solicitan consiguen el régimen de visitas deseado.

Los mayores, casi siempre ajenos a los motivos de la separación, realizan una importante labor en pro de la estabilidad de los pequeños, ponen una dosis de razón en lo –muchas veces– irracional que pueden llegar a ser este tipo de conflictos, contrarrestan situaciones de hostilidad entre los padres que afectan negativamente a los niños y, en definitiva, se convierten en referentes de seguridad y estabilidad.

¿Se tiene en cuenta la relación que los abuelos mantuvieron con los nietos antes de la ruptura de la pareja?

Es algo que los jueces tienen en cuenta. Aquellos abuelos que hubieran mantenido una relación más estrecha con sus nietos o que incluso hubieran convivido con ellos durante prolongados periodos de tiempo obtienen un régimen de visitas mucho más extenso que en el caso de que no haya sido así.

¿La Ley se aplica igualmente en caso de ruptura de parejas de hecho?

Sí, la Ley garantiza este derecho de los abuelos con independencia de que los nietos tengan filiación matrimonial o no.

¿Cómo se consigue compatibilizar el régimen de visitas del padre y de los abuelos?

En el momento de determinar la extensión concreta que vaya a tener el sistema de visitas entre los abuelos y los nietos, el juez valora si existe sobre los mismos menores otro régimen de visitas a favor de alguno de sus progenitores. En este caso, tendrá que armonizar los intereses de unos y otros de manera que el derecho de todos quede a salvo y no se perjudique el interés de nadie.

Si el juez hubiera restringido a alguno de los progenitores el contacto con sus hijos, ¿podría éste aprovechar la visita de los abuelos para acercarse a los niños?

La Ley contempla una garantía para que este tipo de abusos no se produzcan al establecer un añadido al Artículo 160 de Código Civil, que dice textualmente que “deberá asegurarse que las medidas para fijar las relaciones entre abuelos y nietos no faculten la infracción de las resoluciones judiciales que restrinjan o suspendan las relaciones de los menores con alguno de sus progenitores”.

 

Maite Izquierdo