Cómo evitar que el divorcio sea traumático para los niños

Vuestra responsabilidad

Los sentimientos que despiertan el anuncio del divorcio en los niños son diversos y a menudo intensos. Es importante contarle las cosas bien. Aquí tienes algunas claves que te ayudarán a evitar los traumas. 

 
niño enfadado

A tu hijo, le dolerá saber que sus padres ya no se aman. Pero lo que más temerá son las consecuencias de la separación sobre su vida cotidiana. Para evitar que el divorcio resulte traumático, hay que decirle la verdad. Pero la sinceridad no significa decírselo todo o hacerle partícipe de tu verdad frente a la de tu pareja. Se trata de dar una visión general de los hechos, y sobre todo, de transmitirle seguridad. Los hijos deben percibir que los padres están dispuestos a ayudarles a expresar sus dudas, los sentimientos de abandono, desesperación, incertidumbre, rabia o soledad que acompañan la noticia del divorcio. Aquí tienes algunas claves:

Si eres tú quien se va de casa, asegúrale que estarás en contacto permanente con él.

Si quien se va es tu pareja, permite que siga confiando en ella. Insiste en que ambos os seguiréis ocupando de todas las cuestiones importantes que le sucedan, pero que las decisiones del día a día las tomará quien ejerza la custodia.

● En caso de que vaya a vivir contigo, no le digas que es porque tú le quieres más o le vas a cuidar mejor. Nunca te pongas en primer plano. Demuéstrale que la decisión está tomada de forma conjunta y pensando en su bienestar y comodidad.

● No le hables del amor que sientes hacia la persona que se va. Dile que te separas como marido o mujer, pero no como padre o madre. Es decir, que dejar de ser pareja no implica dejar de ser padres.

● Déjale claro, con palabras y hechos, que no debe elegir entre uno u otro progenitor; que ambos estaréis ahí siempre que os necesite.

● Evita los dramatismos y los comportamientos victimistas.

● Contéstale a todo lo que pregunte, sin dejar que esto lo convierta en un juego para conseguir ventajas de uno u otro.

● Explícale claramente que la separación es definitiva; si no podría crearse falsas esperanzas.

● Corta de raíz sus sentimientos de culpabilidad, diciéndole que él no tiene la más mínima responsabilidad en todo lo ocurrido, y que su actitud o comportamiento no va a variar la decisión.

● Déjale expresar su rabia y su malestar. No le quites importancia o relativices aquello que diga. Evita frases como “no llores” o “no te pongas triste”, porque entonces interferirás en su expresión emocional.

● No le regañes si sufre alguna regresión, como volver a mojar la cama. Ayúdale demostrándole tu amor y apoyo para que se sienta seguro.

Asesoramiento: Nora Rodríguez, pedagoga y autora del libro "¡Socorro! Papá y mamá se separan"

 

Raquel Burgos




Elige y compra en Amazon