6 claves para que los niños acepten a la nueva pareja en caso de divorcio

Volver a empezar

Rehacer la vida con otra pareja es positivo para ellos, pero para los niños aceptar la nueva situación no resulta tan fácil. Necesitan mucho cariño y mano izquierda.

 
novio mamá

En la mente de los hijos de divorciados siempre permanece la fantasía de que sus padres se reconciliarán y volverán a ser una familia unida. Presentarles una nueva pareja no es tarea fácil, se ven atacados de frente, lo que puede provocarles sentimientos de miedo, rencor, culpa... que se traducen en actitudes de rechazo, malos comportamientos o enfrentamientos directos. Para afrontar sus reacciones es importante comprender cómo se siente y qué límites ponerle.

Para ti el principio, para él el fin
Lo que para ti supone una etapa de felicidad -has encontrado un nuevo compañero con el que volver a tener un proyecto de futuro-, para tu hijo no es más que el final de su fantasía más añorada: volver a ver a sus padres juntos. Por esta razón, no debes pretender que, desde el principio, tu hijo esté encantado con tu relación.
Los sentimientos no se pueden imponer. Es necesario dejar transcurrir un tiempo prudencial para que nazca el cariño y se vaya fortaleciendo el apego hacia esa nueva persona que va a formar parte de su vida. Quizás desearías que tu pequeño se sumase de golpe a tu felicidad, pero sus primeros sentimientos estarán muy lejos de esa meta.
Tu nueva relación despertará en tu hijo sentimientos muy contradictorios:

* Enfrentamiento. El “otro” es el enemigo, la persona que se interpone directamente en la posibilidad soñada de que papá y mamá vuelvan a estar juntos.

* Miedo. Por un lado, a ser reemplazado –la relación con papá se acabó... con mamá también podría terminar...– y, por otro, miedo a encariñarse con alguien que más adelante puede desaparecer completamente de su vida.

* Culpa. Sentirse cercano a la nueva persona crea en él sentimientos de deslealtad hacia su verdadero padre.

Todo este remolino de emociones encontradas puede desembocar en actitudes de rechazo, provocaciones continuas, falta de respeto, aislamiento, malestar...

6 Reglas de oro para el éxito

  1. Tiempo. No le presentes a tu nueva pareja sin dejar pasar un tiempo razonable desde la ruptura con su padre. Es importante que haya tenido la oportunidad de asimilar el divorcio a solas contigo.
  2. Mano izquierda. Para presentárselo al niño, aprovecha alguna situación especialmente agradable para él y cuando lo hagas, dile que es sólo un buen amigo. Así evitarás que se sienta como el “tercero” que sobra.
  3. Control emocional. No te dejes llevar por el enamoramiento. Debes procurar que tu hijo no se sienta desplazado los primeros meses; más adelante podrás disfrutar más intensamente de tu nuevo amor.
  4. Autonomía. Deja a tu hijo decidir cómo quiere llamarle; lo más probable será que le llame por su nombre de pila.
  5. Respeto. Hazle ver que su relación con papá seguirá siendo la misma, que tu nueva pareja no es un sustituto. Y jamás hables mal de su padre ni le critiques delante de él. De la misma manera, no le justifiques en el caso de que insulte, pegue o sea grosero con tu novio. Explícale que entiendes su malestar, pero que no le vas a consentir malos comportamientos.
  6. Comprensión. Es recomendable que tu nueva pareja se interese por las aficiones y actividades de tu hijo y que participen juntos en algunas de ellas, pero sin imposiciones para ninguno de los dos. Tu amigo debe comprender que, sobre todo al principio, el niño se muestra reacio a compartirlas con él. Como dice el refrán, “el roce hace el cariño”.
 

Ísar Monzón