10 claves para separarse sin traumas

Evítalos por el bien de tu familia

Si habéis llegado a la conclusión que vuestra relación ha llegado a su fin, el siguiente paso es lograr que vuestra separación no profundice las heridas. Si es planificada y ordenada, preservará los sentimientos de todos y evitará mucho dolor a los que no tienen la culpa: los niños. La psicóloga Amaya Terrón señala 10 aspectos a vigilar para que esto se cumpla.

 
padres

Cuando se llega a la conclusión que la separación es la mejor manera de terminar con los desencuentros, nos queda lo más difícil: procurar que se desarrolle salvaguardando el bienestar de todos. La psicóloga Amaya Terrón nos da 10 consejos que nos ayudará a lograrlo.

  1. Hablar y comunicar nuestro dolor. Es importante canalizar nuestras emociones para que no queden enquistadas
  2. Esta persona, la amaste. Aunque ahora no estemos en situación de reconocerlo, en el pasado esa persona nos parecía merecer ser amada.
  3. Nadie es totalmente malo. Puede ser que ahora solo veamos lo que consideramos defectos de nuestra expareja pero eso no significa que esta persona sea mala en toda su esencia.
  4. El error es humano. Debemos asumir que el error es normal y siempre perdonable aunque requiera tiempo.
  5. Hay que ser consecuente con la decisión tomada. Si es una decisión madurada, aunque haya tentaciones de volver atrás, no debemos hacerlo; es mejor no provocar situaciones confusas que luego nos traerán más problemas.
  6. Dejarse aconsejar por profesionales, pero siempre manteniendo nuestras reglas éticas intactas. Si quedan manchadas por el rencor o el dolor resultará más difícil recuperarnos. Un profesional de la salud mental nos puede ayudar mucho en situaciones tan difíciles emocionalmente y estresantes como una separación. 
  7. Necesitamos un tiempo de duelo. No conviene empezar a rehacer la vida sentimental nada más terminar con la relación; podemos herir a otras personas y nuestra herida no sanará más rápido, sino que sumará emociones para canalizar.
  8. Piensa en positivo. Es mejor centrarse en los buenos momentos y en lo que se ha aprendido con la ex pareja que estar dándole vueltas a la decepción sufrida. Encontrarle el sentido a lo sucedido es una experiencia de vida en la que la figura del psicólogo puede ayudar bastante.
  9. Si existen hijos, recordar que la pareja se ha roto, pero que se sigue siendo padres, aunque no haya vida en común. Los padres deben seguir relacionándose tras la ruptura conyugal.
  10. Prepara a tus hijos a una nueva relación y dales tiempo. Los hijos suelen temer la aparición de un “padrastro” o “madrastra”. Estadísticamente está demostrado que el nuevo matrimonio mejora la vida de los niños, en particular si son pequeños. Pero hay que respetar los tiempos y ritmos de los niños, ellos necesitan acostumbrarse a una nueva situación y una familia no se constituye afectivamente porque se comparta techo. Orientativamente, se debe dejar al menos un año para incorporar a nuevas parejas en el ámbito de la relación parental.
 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon