Preguntas habituales de los padres adoptivos sobre la educación del niño

Mirando hacia el futuro

Desde antes de su llegada, los padres adoptivos se plantean muchas preguntas sobre la educación de su hijo. Entre ellas, las siguientes.

 
adoptado leyendo

¿Le cambio de nombre?

Mantener su nombre transmite al niño la aceptación de sus orígenes; adjudicarle uno de la familia o de los padres le ayuda a tener un mayor sentido de pertenencia. Algunos padres optan por añadir al nombre original otro nuevo y utilizan uno de ellos o los dos. En el caso de cambiar de nombre hay que tener en cuenta que los niños desde el año de edad identifican ya su nombre y es posible que al principio convenga usar el antiguo y el nuevo juntos.   

¿Cuáles son los momentos más difíciles por los que tendré que pasar?

Dependiendo de la historia y la personalidad de cada uno puede vivirse con cierta ansiedad cualquiera de los momentos siguientes: las entrevistas del estudio psicosocial (especialmente cuando existe una historia dura de intentos de embarazo fallidos), la incertidumbre hasta la asignación y las semanas de espera antes de poder ir a buscarlo, la vuelta a casa sin él (en algunos países se exigen dos visitas), el miedo a que surja alguna dificultad, el momento del encuentro (no siempre tan idílico como a uno le gustaría) y el tiempo de trámite en el país de origen cuando el deseo de volver a casa y el cansancio se intensifican.   

¿Le digo desde el primer día que es hijo adoptivo?

Descubrir en la adolescencia que se es adoptado suele suponer un choque importante, no porque el hecho de ser adoptado sea algo negativo, sino porque el niño ha creado ya su identidad con información diferente y debe hacer modificaciones estructurales no siempre fáciles. Hablarle con naturalidad y de acuerdo con la edad desde el principio es lo más sano y sencillo.   

¿Debo mantener, si hay posibilidad, una relación con su familia biológica?

Por lo general, un padre adoptivo no puede conocer datos que permitan localizar a la familia biológica. Si es posible, dependerá de muchos factores que deben ser analizados con personal especializado. Desde junio 2007, la ley española garantiza que, cumplida la mayoría de edad, los adoptados tendrán acceso a los datos sobre sus orígenes biológicos en poder de las entidades públicas y la Administración.  

¿Conviene que le hable de sus orígenes?

El niño tiene derecho a conocerlos; no debemos mentirle nunca, ni embellecer excesivamente su historia. Seleccionaremos la información que creamos debe conocer en cada momento y le permitiremos todo el acceso a ella, que no suele ser mucho, al alcanzar la mayoría de edad.   

¿Cómo solucionar sus problemas de conducta?

En aquellos casos en los que los padres se sienten inseguros sobre cómo actuar o detectan tener un niño más activo o más difícil de educar, es aconsejable pedir algunas sesiones de orientación con un psicólogo o psicopedagogo con el fin de revisar las normas generales de casa y su aplicación, analizando situaciones concretas que se hayan dado hasta entonces.

¿Cómo será su adaptación al colegio?

Por lo general, es buena si se salvan los desfases académicos en los niños mayores. En algunos casos, debido a la inmadurez del niño y la falta de estimulación previa, es aconsejable situarlos desde el principio en un curso inferior al que le corresponde por edad.

 

Isabel Orjales