Pautas para evitar conflictos entre padres y abuelos

Cuando los abuelos hacen de canguro

No cabe duda de que los abuelos son los mejores cuidadores y compañeros de juegos. Sus contínuas atenciones y, sobre todo, los caprichos que conceden no tienen importancia cuando sólo ejercen de abuelos. El problema surge cuando unos abuelos que no comparten los modelos educativos de sus hijos también hacen de canguro pasando largas horas con los niños. En este caso, conviene aplicar mano izquierda para para manejar la situación.

 
Niño con sus abuelos

Les recogen del cole y les dan una "chuche" aunque vayan a merendar media hora después, pasan por el quioscos y caen varios sobres de cromos y no hay Reyes Magos tan generosos como los de los abuelos. Conceden cada capricho que tu hijo pide y eso te lleva a preguntarte hasta qué punto es bueno dejarles inmiscuirse tanto en la educación de tus hijos. Pero es que ellos, además de canguros, juegan el papel de educadores en muchos momentos de su vida. Por eso es importante que estéis de acuerdo en los valores que queréis trasmitir a los niños para que no haya problemas.

Evita conflictos
Pese a que el papel de los abuelos debe ser de afecto, cariño y tolerancia, el actual ritmo de vida hace que su rol sea más educativo, lo que choca con los padres, a quien corresponde esta responsabilidad.
Para evitar problemas, es importante que entendáis que vuestros padres os hablan desde la experiencia y que, como vosotros, buscan lo mejor para los niños, pero la diferencia generacional provoca choques lógicos.

* Escúchales y valora lo que te dicen, no te empeñes en recordarle que ahora los padres sois vosotros y asume que podéis equivocaros y que ellos siempre van a estar a vuestro lado, apoyándoos, pero no les hagas de menos y ten en cuenta sus sabios consejos.

* Tened claro el proyecto educativo que queréis con vuestros hijos, exponédselo a vuestros padres y consensuar algún aspecto con ellos, para que no se sientan meros canguros.

Niños mimados
Seguramente, una de las cosas que más te saque de quicio es que tus padres den a tus hijos todo lo que piden, pero es que dar ciertos caprichos a sus nietos forma parte de su “puesto”. Los padres no pueden olvidar que los abuelos tienen derecho de mimar a sus nietos, siempre y cuando no anulen la figura de los padres. Así que no intentes evitarlo. Asume que tus padres los malcriarán en multitud de cosas que tú no quieres pero, ¿qué abuelos no lo hacen?
Eso sí, aunque tanto los abuelos como los padres les concedan ciertos caprichos a los pequeños, ambos debéis controlarlos para que el niño no se convierta en un “ tirano” que acuda a uno u otro según lo que quiera conseguir. Esta situación, además, hará que surjan más conflictos entre vosotros. No discutáis en su presencia porque, pese a su corta edad, se dará cuenta de quién está a favor de que se vaya de campamento y después se lo echará en cara al otro. Equilibrad la balanza y seguro que todos os sentís orgullosos de vuestro “angelito”.

ASESORAMIENTO: Nuria Vázquez-Dodero, psicopedagoga de ISEP Clínic.

 

Laura Jiménez