Cómo hablar a los niños del alzheimer

El amor, la mejor terapia

El Alzheimer, una enfermedad que deja sin recuerdos a los mayores de la casa, es difícil de comprender para quienes más les quieren, sus nietos. Os contamos cómo explicárselo.

 
Abuelo con Alzheimer

Cerca de 600.000 personas padecen la enfermedad de Alzheimer en España. Olvidos, descuidos y cambios de humor son sus síntomas más típicos.

Aunque los niños temen que sus abuelos no les reconozcan, son capaces de entener lo que les ocurre si se lo explican correctamente. Así debéis hacerlo:

- Con lenguaje coloquial. Dile que el abuelo está enfermo, que puede que se comporte de una manera anormal y que es algo que sólo ocurre a algunas personas. Hazlo con un vocabulario adaptado a su edad para que pueda entenderte.

- Despeja sus dudas. La imaginación de los niños es infinita, por eso hay que ofrecerles la información necesaria sobre la patología para que no se hagan conjeturas equivocadas.  Responde a todas sus preguntas pues así evitarás que le tengan miedo.

- Sin vergüenza. Hablar del alzheimer sin tapujos es la única forma de lograr que tus hijos lo vean como algo normal. Habla con su profesora y proponle que dediquen una tarde a hablar sobre el asunto en la escuela.

Si no le reconoce

El duro momento en que un abuelo no reconoce a su nieto suele entristecer a los más pequeños. Cuando ocurra, habla con el niño y explícale que no es culpa del abuelo, sino de la enfermedad, que hace que su memoria en ocasiones no funcione bien y se olvide de cosas, nombres, personas o lugares, pero que ha de comportarse con ellos de forma normal, dándole besos y abrazos y diciéndole que le quiere. Proponle que intente darle pistas para que le reconozca.

Amor y tiempo juntos

Los médicos insisten en que el cariño y sentirse arropados ayuda sobremanera a los enfermos de alzheimer. Además, es muy positivo que incrementes el tiempo que abuelos y nietos pasan juntos. Así, los niños entienden mejor lo que les ocurre a sus mayores y estos no se sienten incomprendidos. Actividades tan rutinarias como hacer la cama, regar las plantas o pasear son beneficiosas para ambos. También pueden ayudaros estas propuestas.

Junto al amor que un nieto tiene a su abuelo, tu pequeño aprenderá otros valores fundamentales gracias al alzheimer: el respeto hacia quienes padecen una enfermedad; la paciencia cuando intente recordarle situaciones que han compartido juntos; la comprensión antes sus continuos olvidos y cambios de humor y puede que hasta el sentido del humor para reírse con el abuelo de las situaciones más inesperadas. 

Asesoramiento: Noelia Ruiz, pedagoga de ISEP Clínic Málaga.

 

Laura Jiménez




Elige y compra en Amazon