Trucos para vestirse con tripa

Cuida tu look

A partir de los 4-5 meses, tendrás que adaptar tu armario a tu nueva silueta.¡Ojo a los gastos! El embarazo pasa más de prisa de lo que parece y cuando nazca el bebé, sólo tendrá una idea en la cabeza: olvidarte de la ropa ancha.

 
HYM

Tu estado te obligará a revisar tu armario pero sólo por unos meses. Aquí tienes algunas ideas que te pueden ser útiles.

Primer trimestre

* El pecho. Tu primer y más urgente gasto será un par de sujetadores porque es en el pecho donde más se notará tu nuevo estado. En este trimestre, es muy probable que ganes 2 tallas pero luego tu pecho se estabilizará hasta el nacimiento del bebé. Elige un sujetador de copa grande, tirantes y banda elástica del contorno anchos y sin aros. El embarazo nos dota de un hermoso pecho. No dudes en lucir tu escote en camisetas y vestidos.

* La cintura. Al finalizar el primer trimestre, es posible que te cueste bastante abrochar tus vaqueros. Las mamás apañadas pueden confeccionarse un triángulo de tela elástica que fijan a ambos lados de la cremallera. El cinturón sirve para sujetar el pantalón.

A partir del segundo trimestre 

El pantalón. En torno a los 4/5 meses, posiblemente ya no te valdrán tus pantalones porque no solamente has ganado tripa. Sus caderas y muslos también han engordado. Piensa que necesitarás por lo menos 2 pantalones, uno más de vestir y otro de diario y un socorrido vaquero. Los leggings son una solución estupenda: alargan la figura y son muy cómodos. Los podrás llevar con blusones, camisetas, vestidos mini...

Camisas y vestidos. Procura que encajen en los hombros y en tu figura y que muestren algo de tu escote. Evitarás así el efecto globo. Los vestidos con talle alto están de moda y son muy agradables de llevar.

Braguitas. Si no te apañas con tus braguitas de siempre porque no te gusta llevarlas debajo de la tripa, da prioridad al algodón que siempre es más sano para la piel.

¿Faja abdominal? En principio, no. Es mejor que tus músculos abdominales se encarguen de llevar tu tripa. Pero si sufres de dolores abdominales en el bajo vientre o de dolores lumbares, es posible que tu ginecólogo te la recomiende. 

Medias. Si te decides por ellas, las de embarazadas cuentan con una pieza especial en la tripa y no oprimen ni marcan. En caso de padecer varices o de pasar tiempo de pie por tu profesión, las de compresión favorecen la circulación de retorno.

Zapatos. Los de diario deben ser algo más anchos de lo que sueles llevar porque es normal que se te hinchen un poco los pies al final del día. Un poco de tacón, horma ancha, piel de calidad y buena transpiración son las características de los zapatos que te harán llevar mejor las molestias causadas por la ganancia de peso. Si no quieres prescindir del tacón alto, apuesta por las plataformas y los zapatos con cuña.