Practicar deporte en el embarazo

Practícalos con moderación

El embarazo no es la etapa idónea para iniciarse en un nuevo deporte, pero tampoco hay motivo para abandonar los que no revisten peligro para tu bebé. Las embarazadas poco dadas al deporte deben saber que la actividad física es muy beneficiosa. Anímate y practícala con constancia y sin llegar nunca a agotarte.

 
embarazada pilates
 

Caminar para las sedentarias, marcha para las deportistas

Se trata de una actividad de tipo aeróbico, que mejora el sistema cardiovascular y ayuda al control del peso. Es un ejercicio ideal para las deportistas con experiencia que afrontan el embarazo en un buen estado de salud. Si eres sedentaria, es mejor que optes por caminar en lugar de hacer marcha o trote suave.

En cualquier caso, hasta las mujeres más activas han de adaptar esta actividad a la nueva situación. Así, la frecuencia y la intensidad deben ser bajas –con dos o tres días a la semana durante 20 minutos es suficiente- y realizarse en un entorno adecuado. Eso significa que tienes que realizar este ejercicio en terrenos totalmente planos para prevenir las caídas y evitar los días calurosos y húmedos. Como medida de precaución, es recomendable bajar el ritmo y empezar a caminar al iniciar el tercer trimestre de embarazo. Una buena opción es sustituirlo por paseos. Tiene las ventajas de que también es un ejercicio al aire libre, pero que no supone ningún riesgo ni exige un esfuerzo excesivo.

¿Ciclismo o bicicleta estática?

Si siempre te ha gustado el ciclismo, no tienes porqué dejarlo aunque estés embarazada. Es un deporte muy beneficioso para tu corazón y tus pulmones. Eso sí, olvídate de practicarlo como entrenamiento. Baja el nivel y dedícate a pedalear tranquilamente en tu casa varios días a la semana. Puedes practicar bicicleta hasta el octavo mes de gestación.

Gema Martín