8 medidas para prevenir los ardores de estómago

Frecuentes en el tercer trimestre

Se denomina pirosis, y es una de las molestias más frecuentes de la gestación, sobre todo a medida que avanza el embarazo y el útero va comprimiendo el estómago.

 
Ardores de estómago

Los ardores son muy frecuentes en el embarazo, sobre todo en el último trimestre. Para prevenir su aparición, es recomendable tomar estas medidas:

1. Procura comer poco y a menudo. Evita que el estómago se llene demasiado de golpe.
2. Elige tus alimentos. Los alimentos grasos o fritos, el tomate, cebolla, ajo crudo, cítricos, los embutidos, ahumados, picantes, y el café favorecen los ardores. En cambio, la leche fría, el arroz, la pasta y los alimentos asados o al vapor se toleran mejor.
3. Mastica los alimentos lentamente para facilitar su digestión.
4. No los ingieras ni muy fríos ni muy calientes.
5. No te tumbes después de las comidas. Por tanto, cena 2-3 horas antes de acostarte y evita las siestas. También te ayudará elevar un poco la parte superior de la cama con unas almohadas para dormir algo incorporada.
6. No practiques deporte hasta que la digestión haya terminado.
7. Cuando notes que te va a venir la acidez, bebe de golpe un poco de leche fría. Si lo haces cuando ya te ha aparecido el ardor, no te servirá de nada.
8. Consulta con tu ginecólogo si a pesar de estas medidas, notas el ardor. Te prescribirá un antiácido específico para tu estado. No recurras al bicarbonato sódico ya que éste puede favorecer la retención de líquidos, nada deseable en tu estado.

Por qué se producen

El ardor se produce cuando la válvula que comunica el estómago y el esófago se relaja, y permite la vuelta del alimento ingerido junto con los ácidos gástricos desde el estómago al esófago, provocando su irritación. La relajación del esfínter es causa de la alta concentración de progesterona en sangre, esa hormona que todo lo relaja en el embarazo. Pero además esta misma hormona ralentiza enormemente la digestión, lo que da lugar a que el alimento permanezca más tiempo en el estómago, facilitando el reflujo.  

Raquel Burgos