10 medidas contra náuseas y vómitos en el embarazo

Trucos para aliviarlos

Las náuseas aparecen en nada menos que el 80 por ciento de las embarazadas y un 50 por ciento, además, le añade los vómitos. Suelen remitir al finalizar el tercer trimestre, pero no siempre. Te proponemos algunos trucos. No son infalibles pero te pueden ayudar.

 
náuseas

Si sufres náuseas, lo más habitual es que sea por la mañana, pero hay mujeres que se encuentran peor a medida que avanza el día y aumenta su cansancio. Surgen en las primeras semanas de la gestación, y suelen alargarse hasta la semana 12 o 14, es decir, hasta el final del primer trimestre… aunque hay un pequeño porcentaje que las sufre durante todo el embarazo. Los “culpables” de este malestar son las hormonas que justamente posibilitan tu nuevo estado. La gonadotropina coriónica alcanza una altísima concentración en sangre en la primera etapa de la gestación –de hecho, su presencia es la que permite que el test de farmacia se tiña de color y confirme tu embarazo–, y afecta al centro del vómito, situado en el tronco cerebral; otra hormona típica de la gestación, la progesterona, también tiene su parte de responsabilidad, ya que actúa relajando las paredes del aparato gastrointestinal y facilitando la expulsión del alimento, y por último, los estrógenos estimulan de manera extraordinaria el olfato, lo que propicia las náuseas.

Para evitar las náuseas no existe una receta única; a cada embarazada le funciona una propia. Intenta elaborar la tuya con las ideas que te proponemos:

  1. Si sólo tienes náuseas por la mañana, coloca algo de comer en la mesilla. Déjate unas galletitas o una rebanada de pan de molde, tómatelo cuando te despiertes, y espera 15 minutos antes de levantarte. 
  2. Retrasa el desayuno hasta encontrarte mejor, intentando evitar los líquidos que son más fáciles de vomitar. 
  3. Come pequeñas cantidades de alimento, pero de manera frecuente –cada dos horas, más o menos, aunque no tengas demasiado apetito–, y hazlo despacio, procurando, además, descansar un rato después de cada comida.
  4. Elige tus alimentos con cuidado. Hazte una lista de los que te sientan peor –normalmente los más grasos y pesados – y olvídate de ellos de momento.
  5. Cocínalos de manera sencilla. La cocción al vapor, la plancha o el microondas se convertirán estas semanas en tus mejores opciones.
  6. Toma jengibre, un remedio tradicional de las náuseas del embarazo en muchos países. Estudios en Australia y Tailandia han demostrado que 1 g de jengibre al día (o su equivalente en pastillas o jarabe) sirve para controlar los episodios de náuseas y vómitos en la mayoría de las mujeres. Lo puedes tomar fresco o en polvo, añadiéndolo a los alimentos o en infusión. 
  7. Aléjate de olores fuertes –perfumes, productos de limpieza…–, y si te provoca náuseas cocinar o entrar en el supermercado para hacer la compra, pide a tu pareja que lo haga por ti.
  8. Mantén la habitación donde estés bien ventilada, y huye de lugares muy concurridos y calurosos.
  9. Descansa todo lo que puedas, y hazlo sentada para evitar el reflujo del alimento.
  10. Si persisten, consulta con tu ginecólogo. Determinará la conveniencia de prescribirte un medicamento antiemético. En casos muy acusados, cuando los vómitos son muy continuos, puede terminar apareciendo deshidratación, y sería necesaria la hospitalización de la embarazada para poder administrarle por vía parenteral los líquidos y electrolitos perdidos. Pero son casos extremos.
 

Raquel Burgos




Elige y compra en Amazon