Sexo en el embarazo

Bueno para los 3

Salvo que existan contraindicaciones médicas que lo impidan, la manifestación de vuestro amor, el que originó el bebé que estáis esperando, no tiene por qué interrumpirse.  Pero el embarazo es un acontecimiento poderoso que trastoca las emociones y las costumbres. También las relaciones sexuales. Veamos cómo.

 
pareja
 

El deseo sexual

Mientras algunas parejas experimentan un aumento de su libido y viven el embarazo como una etapa muy placentera en este sentido –hay mujeres que incluso alcanzan el primer orgasmo u orgasmos múltiples durante la gestación–, otras, en cambio, ven cómo su apetito sexual se “evapora” durante esos meses. “Los cambios hormonales que se suceden en el embarazo modifican el deseo sexual de la mujer. Pero el factor que más influye en este aspecto es el psicológico, la aceptación de la nueva situación, la comunicación con su hijo…”, advierte el Dr. Díaz. Normalmente, esta falta de interés sexual es pasajera y más acentuada en las primeras semanas. “Durante el primer trimestre, y sobre todo si es el primer hijo, la mujer vive cierto retraimiento sexual por el temor inconsciente a dañar el embarazo, y porque es necesario un periodo de adaptación a la nueva etapa. Si esta adaptación es necesaria para la mujer, también lo es para el hombre. Él también se puede sentir perturbado, preocupado por la responsabilidad de convertirse en padre y esta situación puede tener efectos en su deseo sexual.

 Superado esto, y coincidiendo con el final del primer trimestre y a lo largo del segundo, normalmente ocurre lo contrario, la mujer disfruta mucho de su sexualidad e incluso muchas aseguran que ésta mejora” afirma el especialista.

Raquel Burgos