Una clínica española pide permiso para gestar un hijo con tres progenitores genéticos

Una técnica pionera

04/05/2017

La granadina clínica Margen, con su director médico Jan Tesarik a la cabeza, ha solicitado a la Junta de Andalucía permiso para llevar a cabo la conocida como “técnica de los tres padres” que permite fecundar embriones libres de enfermedades mitocondriales aportadas por la madre.  

 
Fecundación

Corría el año 1978 cuando se conseguía lo que poco antes parecía imposible. Louise Brown, la primera niña nacida a través de la fecundación in vitro, venía al mundo sana y con normalidad en Inglaterra. Mucho ha evolucionado el campo de la fertilidad desde entonces hasta nuestros días, en que la ciencia permite hacer realidad su sueño de ser padres a parejas con serias dificultades para lograrlo.

Hablamos en Madrid con Jan Tesarik, experto mundial en reproducción asistida y genética y director médico de la clínica Margen, en Granada, para que nos hable un poco más sobre “lo último” en reproducción asistida: la gestación de niños con tres progenitores genéticos; una técnica para que la clínica ha debido solicitar permiso a la Junta de Andalucía y que permitiría gestar bebés libres de enfermedades aportadas por las mitrocondrias del óvulo de su madre.

La técnica de 'los tres padres'

El nombre es lo primero que salta a la vista sobre esta técnica que ya ha llenado titulares en prensa. “En realidad no se trata de embriones con tres padres, sino con material genético de tres progenitores; hay un padre, una madre y una pequeña cantidad de una donante”, explica en Dr. Tesarik.

En el desarrollo de esta técnica intervienen el espermatozoide del padre, que aporta el 50% de material genético de lo que será el embrión; el óvulo de la madre, que aporta el 50% restante, y ADN mitocondrial de la donante, un material que no va a dejar rasgos genéticos en el embrión resultante, porque no entra en contacto con el núcleo del óvulo materno, pero que va a sustituir a las mitocondrias dañadas de la madre, evitando las enfermedades asociadas a ellas.

 “Esta es una técnica que nos permite evitar enfermedades mitocondriales presentes en el óvulo materno. Las mitocondrias son unos pequeños orgánulos celulares que viven en el citoplasma. Se conocen unas 150 mutaciones del ADN mitocondrial que acaban en enfermedades de distinto tipo y que pueden incluso malograr la gestación. Lo que hacemos con esta técnica es sustituir esas mitocondrias dañadas por otras sanas de la madre donante, de tal forma que gestamos un embrión con el mismo material genético de sus padres, pero sin el ADN mitocondrial dañino que podría desarrollar una enfermedad rara en el niño”, analiza este especialista.

El desarrollo de la técnica es más sencillo de lo que parece. Puede hacerse de dos maneras:
1. Inyectando las mitrocondrias sanas de la donante en el óvulo de la paciente.
2. Se extraería el núcleo del óvulo a la madre, pues es la parte que aporta la información genética, y se implantaría en el de una donante, sustituyéndolo por el suyo.

En ambos casos el óvulo se fecundaría con espermatozoides del padre y se implantaría después en el útero de la madre.

“Las posibilidades de esta técnica son muy amplias porque, en un futuro, puede sernos útil no sólo para solucionar estos casos de enfermedades mitocondriales, sino también para otros casos de abortos repetidos en una misma mujer cuyo problema está en los óvulos”, prevé el doctor.

Una técnica a examen

La clínica Margen, que quiere desarrollar esta técnica en España, ha enviado la solicitud correspondiente a la Junta de Andalucía para que autorice el tratamiento. La ley de reproducción asistida de 2005 no prohíbe específicamente ninguna técnica pero sí establece en un anexo las que están autorizadas y la necesidad de solicitud permiso a la autoridad competente para hacer alguna nueva. 

En España se disponen de los medios técnicos y los conocimientos necesarios para desarrollarla y otro país de nuestro entorno, Reino Unido, ha autorizado los primeros ensayos. Quizá pronto podamos escribir una nueva página en la historia de la reproducción asistida.

 

Laura Jiménez