Síntomas para reconocer tus días fértiles

Atenta a las señales que te manda tu cuerpo

El llamado ciclo menstrual se repite una y otra vez desde tu primera menstruación. Tus días fértiles se encuentran antes y después del día de la ovulación y si estás atenta a las señales de tu cuerpo, podrás saber cuándo se producen.

 
días fértiles

Tus ciclos menstruales no siempre se repiten con idéntica cadencia todos los meses. Tan normal es un ciclo menstrual de 26 como de 32 días, y a su vez, no en todos los ciclos se produce una ovulación correcta. Pero si consideramos un periodo de 28 días, y sabemos que la ovulación se produce aproximadamente a la mitad del ciclo, la distribución de la fertilidad sería como sigue.

  • Los diez primeros días tras la menstruación tendrías muy escasas probabilidades de lograr el  embarazo.
  • Entre los días 12-17 del ciclo tu capacidad fértil estaría en su punto más alto.
  • Del 17 al 28 tus posibilidades de gestación casi desaparecen.

Para conocer aproximadamente cuáles son tus días fértiles, utiliza nuestra calculadora de días fértiles.

Tu cuerpo de avisa de la ovulación

Existen días más propicios que otros para quedarte embarazada, y además, es posible reconocerlos gracias a los síntomas que emite tu cuerpo. Sólo tienes que saber cuáles son. 

- Moco cervical. El fluido transparente que segrega tu vagina será más abundante y adoptará un aspecto viscoso según te aproximes a la fecha de ovulación. Además, la liberación del óvulo puede acompañarse de un pequeño sangrado y de cierta molestia abdominal.

- Temperatura basal. Durante los días de la ovulación, tu temperatura puede registrar un aumento de 0,5 ºC con respecto al resto del ciclo. Para detectar este cambio, deberás tomarte la temperatura todos los días, con el mismo termómetro y por la mañana, nada más despertarte.

- Posición y forma del cérvix. A medida que se acerca el momento de la ovulación, tu cérvix se vuelve más blando y húmedo y te resultará más fácil palparlo, ya que se coloca centrado en la vagina. Además, el orificio de entrada al útero, estará más abierto –alcanzará más o menos el tamaño de la punta del dedo meñique–. En cambio, en el resto de los días del ciclo, estará más seco y duro, y el orificio cervical se presentará más cerrado.

Pero, ojo, esto no son más que indicios. Ten en cuenta que, por ejemplo, la temperatura basal o el aspecto del moco cervical pueden variar por periodos febriles, toma de ciertos medicamentos, momentos de estrés… Además, no dejes que dominen tu vida sexual a partir de ahora porque obsesionarse en dar con el día exacto y mantener relaciones sexuales según manda el calendario de tu ciclo menstrual puede crear entre vosotros muchas tensiones nada favorecedoras del embarazo.

En mejor momento

Si bien el óvulo se libera un día concreto, también es cierto que el margen para que sea fecundado no se limita a ese único día. Has de saber que los espermatozoides tienen una vida media de 72 horas desde que son eyaculados en la vagina durante el coito. Por tanto, puede ocurrir que al llegar a la trompa de Falopio, aún no se haya producido la ovulación y no encuentren ningún óvulo al que unirse… aunque esto no significa que “esté todo perdido”. Los espermatozoides quedarán allí, en la parte ancha de la trompa, nadando de un lado a otro, esperando durante unos 3 días la llegada del óvulo. Pero también puede ocurrir a la inversa, y que sea el óvulo el que “espere” al espermatozoide. Desde que se desprende del ovario, vivirá entre 24 y 48 horas en la trompa. Si “nadie” acude a visitarlo, seguirá su destino hacia el útero donde muere.

Asesoramiento: Dr. Rodríguez González, director del Instituto Valenciano de infertilidad, de Castellón.

 

Raquel Burgos