Con qué frecuencia hacer el amor para lograr el embarazo

La cadencia perfecta

La frecuencia con que se mantienen relaciones sexuales determina el número de espermatozoides disponibles y su calidad. Practicar el coito con mucha frecuencia no garantiza que el esperma sea de mejor calidad, de la misma forma que espaciarlas demasiado puede ser perjudicial.  

 
Pareja en la cama

“Un día, sí y uno o dos días, no.” Esa es la frecuencia que muchos ginecólogos señalan como la perfecta para mantener relaciones sexuales cuando se está buscando el embarazo y no lo hacen sin razón. Hay muchos factores que determinan el número de espermatozoides por mililitro, la cantidad de los mismos o la receptividad de los óvulos.

Te explicamos por qué es importante cada cosa para que optimicéis al máximo vuestros encuentros.

1. La cantidad de espermatozoides

Para lograr el embarazo es necesario que la concentración de espermatozoides sea de al menos 20 millones de partes por mililitro. Si alcanzamos cotas de 40-50 millones, nuestras opciones se multiplican exponencialmente. Por eso es bueno esperar uno o dos días entre una eyaculación y otra, para que el sistema reproductor del hombre tenga tiempo suficiente para generar nuevos espermas y que la concentración de estos en el semen sea óptima. No obstante, si el recuento del hombre nunca baja de los 40 millones/ml es posible tener relaciones todos los días.

2. La calidad de los espermatozoides

Tan importante como la cantidad de espermatozoides existentes en cada eyaculación es su calidad. Eyacular cada dos o tres días ayuda a tener el esperma más sano. Pasadas estas 72 horas aumenta el número de esperma por mililitro, pero también la proporción de espermatozoides muerto, inmóviles o morfológicamente anormales. Tendremos más cantidad pero de mucha peor calidad.

3. La receptividad del óvulo

La ventana fértil de la mujer aglutina los días en que es más probable quedarse embarazada. Los cinco días previos a la ovulación, que conforman la ventana fértil, aumentan nuestras posibilidades de concebir un 25%. Hacerlo en días alternos lo disminuye al 22% y mantener relaciones una sola ver por semana, al 10%.

4. Las sensaciones de la pareja

El agotamiento, la apatía y el estrés son definiciones clásicas que las parejas señalan acerca de las relaciones mantenidas mientras están buscando el embarazo. Recuerda que es importante afronta este proceso libres de estrés, pensando en él como una oportunidad para sacar el máximo partido a nuestra vida en pareja y disfrutar con cada encuentro. Tan importante como la frecuencia con que practiquéis sexo es que este sea plenamente satisfactorio para ambos y no sea visto como una obligación.

Asesoramiento: AVA, compañía experta en fertilidad.  

 

Paula Bermejo




Elige y compra en Amazon