La varicela en el embarazo

Mantente a salvo de ella

El virus de la varicela resulta muy peligroso en el embarazo. Si no la pasaste de pequeña, evita el contacto con enfermos.

 
Embarazada enferma

La varicela, una enfermedad provocada por el virus herpes zóster y que no suele presentar más síntomas que la aparición de pequeñas vesículas llenas de líquido blanco en algunas zonas del cuerpo, puede ser peligrosa durante el embarazo.

Si la padeciste de niña, no tienes de qué preocuparte, pues tendrás anticuerpos para hacerle frente si estás en contacto con alguien que la padezca. Pero, si no la tuviste, evita la cercanía con enfermos de varicela pues puede afectar tanto a tu salud como a la de tu hijo.

La gravedad del contagio depende del momento de la gestación en que te encuentres.

Si ocurre antes de las ocho semanas puede causarte un aborto o pasar totalmente inadvertida. El periodo más peligroso se da entre las 8 y las 20 semanas, pues podría provocar malformaciones en el feto de distinta gravedad. Después, no suele tener repercusiones sobre el pequeño salvo que se dé en los días anteriores al parto o inmediatamente después, pues podría causar un cuadro de varicela grave en él.

En cuanto a ti, la varicela en adultos, y más aún en embarazadas puede provocar neumonía varicelósica, un grave cuadro respiratorio que puede obligar a tus médicos a ingresarte.

Por eso, cuando estés intentando quedarte embarazada, es bueno que te asegures de que tienes anticuerpos contra la enfermedad (lo sabrás con un análisis de sangre) y que  te vacunes si no es así. Después de la inmunización, espera tres meses para quedarte embarazada.

En caso de que no hayan podido administrarte la vacuna, evita el contacto con enfermos durante los nueve meses de gestación.

 

Laura Jiménez




Elige y compra en Amazon