La homeopatía, las molestias del embarazo y la preparación al parto

Eficaz e inocua en gestación, el parto y la lactancia

¿Te imaginas un tratamiento sin efectos adversos, sin contraindicaciones y totalmente compatible con el embarazo? Además de estas ventajas, la homeopatía también cuenta con otros beneficios que harán más fácil tanto la gestación como el parto.

 
homeopatía
 

Cómo funciona

La base de la homeopatía es el principio de similitud, es decir, utilizar dosis muy pequeñas de aquello que produce los síntomas. Por tanto, el remedio es igual a la sustancia que causa el daño, sólo que en cantidades muy bajas. Por ejemplo, el veneno de abeja produce inflamación eritematosa y picor, pero en dosis infinitesimales lo cura.

Pero, sin duda, la ventaja más importante de la homeopatía es la ausencia de efectos secundarios, algo que la hace totalmente compatible con la gestación. El motivo es que se utilizan dosis muy pequeñas en las que ni siquiera hay materia. Por eso, no hay efectos secundarios, riesgos para el bebé, ni incompatibilidades con los medicamentos tradicionales. Estas sustancias dan al organismo la información necesaria para provocar la activación de las funciones de los distintos órganos, haciendo posible la respuesta del cuerpo hacia los síntomas que sufre.

La homeopatía cubre un vacío presente en la medicina tradicional, pero no debemos enfrentarlas sino hacer un tratamiento adaptado a cada persona. En este sentido, es muy importante evitar los antibióticos porque se transmiten al bebé y pueden comprometer la respuesta inmune del pequeño frente a un virus o un hongo. Pero cuando éstos son imprescindibles, tenemos que recurrir a ellos. Eso sí, recuerda que los tratamientos homeopáticos también son medicamentos y, al igual que los tradicionales, deben ser prescritos por especialistas y adquiridos en la farmacia bajo el control de las autoridades sanitarias.

Ana Vallejo