7 infecciones a evitar en el embarazo

Sus consecuencias en el bebé

Tu estado no te libra de estar expuesta a sufrir alguna infección a lo largo de estos 9 meses, más bien al contrario. Algunas son potencialmente peligrosas para el feto, otras solamente molestas para ti.

 
infecciones en el embarazo

La embarazada es más propensa a sufrir infecciones ya que su sistema inmunitario ha bajado la guardia para acoger al bebé. Algunas de estas infecciones no tienen importancia, sólo son molestas. Otras pueden ser peligrosas para el desarrollo del bebé por lo que su prevención y diagnóstico es un tema importante que se controlará en cada visita prenatal. Estas son las más frecuentes.

1. Catarros y gripe

Difícilmente escaparás a algún resfriado a lo largo de estos 9 meses. No tienen consecuencias para el bebé pero son molestos para la mamá. Podrás aliviar los síntomas con remedios naturales y tu médico te indicará un tratamiento en caso necesario. En cuanto a la gripe en el embarazo, aunque puede llegar a afectar al bebé, las consecuencias pueden ser peores para ti. Si notas cualquier síntoma que apunte a una gripe, acude a tu médico. Te puedes proteger con una vacuna que se administra durante el embarazo.

2. Infecciones urinarias

Son muy frecuentes en la gestación. A veces, son asintomáticas pero también puedes sentir picores al orinar y hasta fiebre. El análisis de orina de cada visita prenatal está para detectarlas y evitar una infección del riñón. Mientras,  toma precauciones para evitar esas infección de orina.

3. Vaginitis

Es la infección de la vagina y zonas adyacentes. La causa puede ser bacteriana o por hongo. La candidiasis es la más frecuente en el embarazo. Notarás picor en la zona vaginal y tu flujo se volverá más espeso y blanquecino. La candidiasis se trata con supositorios vaginales y cremas.

Otra infección vaginal frecuente es la producida por el estreptococo de grupo B. Con frecuencia esta bacteria coloniza el colon y pasa a la vagina por proximidad. La infección es asintomática pero puede llegar a producir la muerte del bebé si se infecta en el momento del parto. Se detecta con un cultivo vaginal en la semana 35-37. 

4. Toxoplasmosis

La infección es benigna para el adulto y producida por un parásito que se transmite por las heces de los gatos. En tu primer análisis de sangre se comprobará que tienes anticuerpos contra la toxoplasmosis. En caso contrario, tendrás que seguir las  medidas de prevención para evitar la infección ya que puede ser de graves consecuencias para el feto. En cada visita prenatal, se comprobará que sigues sin anticuerpos. En caso de infección en el embarazo, se tomarán medidas para proteger al bebé.

5. Citomegalovirus

Es un virus muy común que puede causar graves problemas a los bebés de mamás que se infectan durante el embarazo. Los síntomas de la infección suelen ser muy leves, a veces no los hay. En caso de una infección por citomegalovirus, se os seguirá a ti y a tu bebé de cerca durante el embarazo y después del parto.

6. Hepatitis B

Es una de las infecciones peligrosas para el bebé en el momento del parto ya que si la contrae, puede ser de por vida. En caso de padecer la madre hepatitis B –se averiguará con un análisis de sangre–, se vacunará al bebé al nacer, a los 2 y a los 6 meses.

7. Listeriosis

Una bacteria presente en el queso fresco sin pasteurizar, la leche cruda, el pescado ahumado, las salchichas o los patés es la culpable de la listeriosis. El riesgo para el bebé es el parto prematuro y la rotura de la bolsa. Los síntomas para la madre son fiebre, malestar general, diarrea y rigidez en el cuello. Se trata con antibióticos y se previene evitando el consumo de los alimentos que la contienen.